U.D.O - "We Are One" (2020) | Reseña El Cuartel del Metal
Connect with us

CD Review

Reseña | U.D.O – «We Are One» (2020)

Published

on

UDO We Are One

Quisiera comenzar esta reseña diciendo que considero tocar con una orquesta una de las ideas más sobrevaloradas de la historia de los clichés rockeros. Sé que para muchos la idea de «elevar» el heavy metal a los terrenos de la música docta es algo irresistible, pero para mí sólo termina demostrando lo impulsivos que pueden llegar a ser los músicos, muchas veces olvidándose de rearmar las canciones para que la orquesta no quede fuera de lugar o de que componer música para una orquesta es algo diferente que para una banda de rock.

Que en los últimos años se hayan dado varios proyectos sinfónico-metaleros que no lograron cumplir sus expectativas tampoco ayudó a superar esos prejuicios. Por un lado estuvo Legacy of the Dark Lands, el álbum orquestado de Blind Guardian: incluso si no se lo considera un trabajo propiamente dicho del grupo, los arreglos clásicos no fueron lo suficientemente interesantes como sostener 75 minutos de diálogos. Y por el otro está Beloved Antichrist, el absurdo álbum triple de los suecos Therion, que a pesar de tener una larga experiencia fusionando metal y elementos clásicos no pudieron justificar tres horas de música a través de algunas de las canciones más aburridas de su carrera.

Considerando esto, es muy obvio que no tenía muchas expectativas cuando se anunció We Are One, el nuevo álbum de U.D.O. Obviamente cada trabajo nuevo del señor Udo Dirkschneider llama mi atención de inmediato: el cantante alemán viene de una serie de álbumes de nivel muy alto, pudiendo pelearle mano a mano a los editados por su antigua banda madre Accept durante esa misma etapa, sobre todo el último Steelfactory de 2017.




UDO We Are One

Pero incluso una seguidilla tan envidiable no podía evitar que me surgiera la desconfianza ante la idea de un álbum de 75 minutos donde el cantante sería acompañado por una orquesta, encima acompañada por una tapa tan fea a la que un amigo comparó con una publicidad de lucha libre. Pero tengo que decir que después de haber escuchado el álbum (la única manera que uno tiene para comprobar si se está en lo cierto, ¿no?), tengo que decir que éste logró cerrarme la boca.

TAMBIÉN LEE:
Udo Dirkschneider anuncia un nuevo disco de estudio para Abril!

Comencemos desde el principio: We Are One es el decimoséptimo álbum de U.D.O, y es una colaboración entre la banda solista de Udo Dirkschneider y la Musikkorps der Bundeswehr, la orquesta del ejército alemán. U.D.O ya había tocado junto a músicos del ejército alemán anteriormente, habiendo grabado el DVD Navy Metal Night en 2015. En esta ocasión, este nuevo álbum no busca adaptar canciones, sino que trae quince canciones compuestas en conjunto entre la banda y el teniente coronel Christoph Scheibling, quien también conduce a los 60 músicos acompañantes. A ellos se suman como compositores Stefan Kaufmann y Peter Baltes, quienes fueran compañeros de Udo en Accept.

UDO We Are One

A lo largo de las quince canciones del álbum, U.D.O hacen lo que mejor saben hacer: heavy metal germano de riffs duros y la reconocible voz de Udo al frente, tirando himnos de fuerza metálica por todos lados, como en «We Are One» o en «Mother Earth». Por el lado de la orquesta, tenemos coros, secciones de vientos y violines acompañando a la banda y reforzando ese costado épico, con momentos muy particulares como la gaita líder en «Beyond Gravity», o el sorpresivo saxofón ochentoso de «Neon Diamond».




UDO We Are One

Lo que hace funcionar al álbum es la química entre la banda y la orquesta: como las canciones están armadas con ambos elementos en mente, estos fluyen y se mezclan sin estorbarse el uno al otro. Esto también se ve desde la producción: no sólo el sonido es extremadamente nítido, sino que no se siente como si fueran canciones de U.D.O con una capa de violines, coros y vientos encima, sino que estos van de la mano.

Las letras son bastante explícitas con respecto a sus inspiraciones. Canciones sobre el avance de la derecha a nivel mundial («Pandemonium»), la contaminación ambiental («Future Is the Reason Why», «Mother Earth»), la crisis de los refugiados («Children of the World»), el espionaje («We Strike Back») y demás temas que afectan al mundo actual, algo que marca la idea conceptual detrás del álbum.




UDO We Are One

Y sí, hay muchas cosas que son extremadamente cursis por momentos, como podría esperarse: al saxo de «Neon Diamond» hay que agregarle los coros de niños en «Children of the World» o el intento de rap en «Here We Go Again», con Udo cantando junto a su hijo Sven (quien también es baterista de su banda) acerca de los refugiados en el mundo. Por momentos los arreglos de orquesta y los coros femeninos parecen salidos de algún musical, el soundtrack de alguna película de James Bond o incluso de una canción de villano de Disney sólo por su estilo. Pero no les voy a mentir: de alguna manera se logra que todo esto funcione, en especial si uno tiene estómago para el ridículo.

TAMBIÉN LEE:
Líder de ACCEPT vuelve a disparar contra críticas de UDO: "No tenemos que probarnos a nosotros mismos"

Por momentos diría que el único punto que no termina de funcionar es la voz de Udo. Que no se me malinterprete: Udo es uno de los cantantes más reconocibles del heavy metal, lo ha sido por cuarenta años y no deja de serlo en We Are One, complementándose con su banda solista de la manera perfecta que uno se debería esperar. Pero su estilo abrasivo a lo Brian Johnson de AC/DC puede chocar un poco con la elegancia de algunos de los arreglos orquestales, aunque cuando usa su voz más profunda esa sensación se va… un poco.

UDO We Are One

We Are One es un trabajo exagerado, épico, ridículo y ganchero, todo a partes iguales. De alguna manera Udo y compañía lograron tomar este formato en el que tantos otros artistas, muchos de ellos con ambiciones mucho más grandes, fallaron, y hacer que funcione, a través de la magia del talento y el no tomarse a si mismo extremadamente en serio. Obviamente que si la idea estar escuchando lo que es básicamente un musical sobre «los grandes problemas de la sociedad de hoy en día» te repele, o simplemente la idea de un musical, entonces esto no es para usted, lector/a. Pero si la idea de un trabajo de U.D.O con una dosis extra de todo es lo suyo, entonces dele una oportunidad a este álbum y estoy seguro de que no se arrepentirá.

Nuestra puntuación

Director del grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016. Visita mi sitio web https://josegaspard.dev/

Advertisement
1 Comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

CD Review

Ibaraki: »Rashomon»

Published

on

Ibaraki, el nuevo proyecto Black Metalero de Matt Heafy

Hace casi una década atrás, Matt Heafy nos entregaba los primeros detalles de un proyecto extremo en el que estaría trabajando, despertando gran expectación en plena cresta de la ola con Trivium. Hasta ese entonces, la banda estaba en lo más alto gracias a »In Waves». Esta incursión de Heafy cobra aún más sentido cuando revela a Insahn (Emperor) como su compañero en esta aventura que buscaría recalar en aquel Black Metal de los 90’s, todo bajo el nombre de «Myritu» que al pasar los años pasaría a llamarse «Ibaraki». 

 

«Rashomon» es el primer disco de Matthew como solista, en el que como si se tratara de un spin off, mantiene la brecha con su principal obra como lo es Trivium. Sin embargo, este resulta mucho más personal, íntimo y sensible, plasmando toda su herencia japonesa tanto en las letras como en la sonoridad, co-escritas además en conjunto con el líder de Emperor.

«Hakanaki Hitsuzen» es la intro que esboza las primeras pinceladas de un paisaje cautivador, dando paso a «Kagutsushi», una pieza frenética a ratos marcada por la melancolía, sin dejar de lado la brutalidad. «Ibaraki-Doji» e «Jigoku Dayu» son incesantes y progresivas agregando esta tendencia emotiva entre tantos gritos bestiales. «Tamashii No Houkai» en cambio, apuesta a ser más constante y ametrallador. Lo curioso de este track es que se escucha la moneda de Mario Bros al inicio (irónicamente, fue idea de Insahn). 

 

TAMBIÉN LEE:
Reseña: AMORPHIS - "Halo"

Entrando de lleno con los artistas invitados, «Akumu» es machacante y golpea duro para la entrada de Nergal (Behemoth), siendo la 2da vez en que colabora con Matt (anteriormente fue en ‘Me and That Man’). De imprevisto, además aparece Gerard Way (My Chemical Romance) en ‘Ronin’ logrando un registro sorprendente. El cierre de cortina lo hacen «Susanoo No Mikoto» y «Kaizoku», concluyendo con una sonoridad elegante y dando por sentado que Matt no se quiso guardar nada, tomándose todo el tiempo del mundo para experimentar y armar este complejo álbum como si se tratara de un Yosegi japonés.

 

Quizás, Ibaraki no se podría cargar a lado más refinado del Black Metal. Lo cierto es que, por donde se le mire, “Rashomon” resulta ser temerario y honesto, mostrando un abanico sobrecargado de instrumentales intratables que descansan en la nostalgia. Esperemos que bajo la lupa de Insahn, estos 2 referentes vuelvan a trabajar juntos

Recomendado para fans de Opeth, Anathema, Riverside.

 

TAMBIÉN LEE:
Venom Prison renueva el Death Metal con su nuevo disco "Erebos"

Crónica por Sebastian Muñoz Cuevas.

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X