Contáctanos
NUESTRAS WEBS:

CD Review

Reseña | Tokyo Blade – “Dark Revolution” (2020)

Publicado

en

Tokyo Blade Dark Revolution
Sigue aquí a tus artistas favoritos:

De las bandas de la Nueva Ola del Heavy Metal Británico, Tokyo Blade deben ser de las que tienen historias más confusas y retorcidas. Formados en 1979 bajo el nombre de White Diamond y  bautizados con su nombre definitivo luego de pasar por periodos bajo títulos como Killer y Genghis Khan, la banda liderada por el guitarrista Andy Boulton editó Tokyo Blade en 1983 y Night of the Blade en 1984, ambos considerados por muchos como clásicos del under de la NWOBHM. Luego de eso siguieron una serie de trabajos de tinte glam con poco éxito comercial, muchos más cambios de formación de los que uno podría contar, álbumes editados con diferentes nombres en diferentes regiones, trabajos acreditados a la banda pero grabados por proyectos paralelos, versiones de Tokyo Blade en diferentes países y suficientes cosas más como para hacer una reversión de This Is Spinal Tap por si solos.

Con la vuelta del cantante Alan Marsh en 2017, Tokyo Blade completó el regreso de su formación clásica, y Dark Revolution marca la segunda vez que el grupo oriundo de Salisbury logra editar dos LPs seguidos sin cambiar miembros. Este este décimo, decimoprimer o decimosegundo álbum (así de complicada es su discografía) decorado con una tapa de color muy feo, Tokyo Blade entregan once cortes de lo que mejor saben hacer: lejos de los teclados y estribillos glam de mitad de los ochentas, esto es heavy metal clásico riffero y melódico, ganchero en sus versos y heroico en sus estribillos de puño en alto, pero siempre manteniendo la pesadez y la dureza.

Tokyo Blade Dark Revolution




Tokyo Blade Dark Revolution

Canciones como “The Fastest Gun In Town”, “Crack In The Glass” (con ese rebaje de líneas de bajo y guitarras atmosféricas)  y “See You Down In Hell”, por poner sólo unos ejemplos, tienen la energía y el entusiasmo que uno se esperaría de alguna banda nueva. Que vengan de parte de cinco músicos que están pisando los sesentas es todavía más loable: es la banda sonora de gente que todavía es joven de corazón.

Leer Más:  Don Dokken habla sobre el fin del nombre de Lynch Mob

Hay mucho riff basado en “power chords” y un doble bombo constante, pero de vez en cuando van variando como en “Truth is a Hunter” y su riff inicial mucho más melódico, o los tintes hardrockeros de “Perfect Enemy”. Tokyo Blade nunca bajan la velocidad pero tampoco aceleran a ritmos speed o mucho menos thrash: estas son canciones para hacer headbanging pero no necesariamente para terminar desnucándose, donde la pesadez se basa más en la pesadez de cada “beat” que de su intensidad. Obviamente esta falta de variaciones puede hacer que Dark Revolution se ponga monótono, sobre todo si uno termina notando que los riffs no destilan originalidad por todos los costados y la cantidad de canciones que arrancan con un redoble de la batería, pero esa es una queja menor desde el punto de la composición: no están acá para reinventar la rueda, sino para rockear en cada canción.

Tokyo Blade Dark Revolution




Tokyo Blade Dark Revolution

Mencionaba antes a Alan Marsh, y es llamativo el nivel en el que se mantienen sus cuerdas vocales: no sonará exactamente igual a aquel joven que se luciera en el debut Tokyo Blade o que fuera reemplazado a último momento en Night of the Blade, pero el vocalista alcanza esos agudos estratosféricos sin problemas, sin haber perdido las mañas a lo largo de todos estos años. Su tono de voz es muy particular y sé que no es del agrado de todos los críticos o de los fans, incluso entre gente que ya está acostumbrada a las voces agudas.

Leer Más:  Ian Paice cuenta el secreto detrás de la longevidad de Deep Purple

Yo no tengo problema con su manera de cantar, pero escuchándolo detenidamente empecé a notar un detalle que no me terminó de cerrar en Dark Revolution, y ese detalle es la producción.

No me malinterpreten: estas canciones son aptas para escucharse a través de unos parlantes, y si usted lector prefiere ese método de escucha entonces puede evitar leer este párrafo y saltar al final. Pero para aquellos que escuchan con auriculares, hay cosas que no cierran: la voz por momentos está muy baja en la mezcla, y la batería también suena un tanto apagada.

Tokyo Blade Dark Revolution




Tokyo Blade Dark Revolution

Y considerando que Steve Pierce es todo un reloj suizo detrás de la batería, es una pena que el sonido no le haga justicia. No sé si es por un afán de sonar más retros o evitar la sobreproducción típica del metal actual, pero esos descuidos en el sonido se ven mucho al escuchar álbumes nuevos de bandas viejas, y Tokyo Blade no son la excepción. Tampoco sé si fue una decisión artística, pero es un aspecto que termina por restarle puntos a la experiencia.

Más allá de estos comentarios negativos finales, igualmente pienso que Dark Revolution es un álbum destacable. Incluso con sus falencias técnicas, este sigue siendo el buen y querido heavy clásico inglés, hecho por gente que estuvo durante su misma explosión y no perdió la habilidad. A pesar de que la presentación no sea la mejor, las canciones tienen los riffs y los estribillos correctos como para contentar a cualquier fan de aquella legendaria ola británica y no busque mucho más.

Nuestra puntuación

Periodista de música nacido y criado en Argentina. Fanático de los videojuegos. Coleccionista de remeras negras.

Anuncio
Anuncio

Lo +leído

X