Reseña | Boris - NO (2020) | El Cuartel del Metal ||
Connect with us

CD Review

Reseña | Boris – NO (2020)

Published

on

A lo largo de casi treinta años de carrera, los japoneses Boris han dado forma a un legado que trasciende las barreras de la música pesada como pocas bandas lo han logrado. ¿Cuántos grupos pueden decir que tienen una discografía compuesta por trabajos de doom, shoegaze, punk, pop electrónico, stoner y jams experimentales y ruidosas? ¿Y qué encima lo hagan sin comprometer su identidad? Pocas bandas aparte de Boris: los cambios inesperados de estilo son parte de su identidad. Con 25 LPs en su discografía (sin contar colaboraciones), habrá trabajos mucho mejores que otros, pero se nota que cada uno tiene toda la intención y el sello de Boris detrás.

Para su álbum número 25 y segundo editado en este fatídico 2020 (el 31/3 editaron Refrain, su colaboración con los progresivos japoneses Z.O.A), el trío decidió entregar uno de sus trabajos más pesados y oscuros de sus últimos años. NO, editado el 3/7 a través de su sello FangsAnalSatan, tiene al grupo metiendo los pies en las densas aguas del punk más sucio, el doom, el sludge y todo lo que haya en el medio.




Reseña Boris NO 2020

El inicio «Genesis» ya va marcando la pauta, con un paso extremadamente lento y pesado que recuerda a algo salido de algún álbum de Electric Wizard. Seis minutos y medio de marcha funeraria complemente instrumental, e incluso metiendo algunos sonidos de guitarra doble en el medio a lo Cathedral. Pero inmediatamente después aparece «Anti-Gone», donde el trío pisa el acelerador, aprieta los dientes y libera a su Discharge interno, algo que repite en «Non Blood Lore» pero con la adición de una sección de voces limpias sorpresivas.

TAMBIÉN LEE:
Reseña: Persephone's Last Breath - "The Gods Take Pity"

El principio de «Temple of Hatred» daría a pensar que volvemos a los ritmos más lentos, pero esa sensación dura apenas cinco segundos hasta que uno escucha el conteo de los palillos y los riffs distorsionados hace acto de presencia. Blastbeats, feedback, coros y una estructura que se va desarmando hasta convertirse en una pieza de música ambiental, todo en un lapso de apenas dos minutos y monedas.




Reseña Boris NO 2020

«Zerkalo» es puro doom y sludge metal, una composición que recuerda a la etapa más oscura de Eyegategod. Ésta está lejos de ser la primera vez que Boris suenan así de pesados, pero pocas veces lo hicieron de una manera tan enojada. Y a partir de acá el álbum se va metiendo en terrenos bastante particulares: «Parforation Line» es una mezcla extraña entre de punk y ¿shoegaze?, como un eslabón perdido entre este disco y Attention Please, el álbum «pop» del grupo. La siguiente «Kiki No Ue» es extremadamente rockera por momentos, con riffs sorpresivamente saltarines y pegadizos cerca del final, aunque lo más cercano a un estribillo sea gritar el nombre del tema hasta que suene un tanto repetitivo.

«Lust» es otro de los momentos más directos y punks del álbum, un momento casi instrumental a excepción de un par de voces pasadas a través de filtros. Le sigue «Fundamental Error», un cover del grupo hardcore punk japoneses Gudon, donde Boris logran hacer su propia versión, con guitarras más gruesas y una producción más clara que contrasta con la suciedad de la original.

TAMBIÉN LEE:
Reseña: Iron Maiden - "Senjutsu" (2021)

Aunque «Loveless» recuerde por su nombre a algo como My Bloody Valentine y tenga un inicio cercano a alguna variedad de rock alternativo, esta canción de casi siete minutos termina siendo un resumen de todo lo mostrado a lo largo de NO. El doom podrido, el punk sucio y un puente y cierre lleno de feedback, todo está contenido en un solo lugar.




Reseña Boris NO 2020

Para el final, Boris dejan «Interlude». ¿Por qué decidieron que el final se llamara Interludio? Sólo el grupo lo sabe, pero ciertamente sirve para darle punto final a la obra: una pieza ambiental de tres minutos, con voces apenas susurradas, un golpeteo lejano y guitarras etéreas.

NO es un álbum particular, claramente. De lo más directo que haya sacado Boris últimamente, combinando la pesadez de álbumes como LφVE & EVφL con el rock más directo de Pink y ambas entregas de Heavy Rocks, este álbum N°25 parece un resumen de toda la carrera de estos oriundos de Tokio. Algunas de las canciones («Parforation Line» y «Kiki no Ue», específicamente) no llegan a cumplir todo su potencial en mi opinión, pero en los demás aspectos todo logra funcionar. La producción es la indicada para este tipo de música, sonando clara pero no estéril, y dentro de todo es de los álbumes más balanceados de los últimos años del trío. No tendrá algo para todo el mundo, pero quienes sean fans de algún aspecto del grupo se verán agradecidos.

Nuestra puntuación

Director del grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016.

Advertisement
2 Comments

2 Comments

  1. Pingback: Mejores álbumes de bandas de black metal japonés | Top 8

  2. Pingback: Scott "Wino" Weinrich - Forever Gone (2020) | Reseña El Cuartel del Metal

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X