Reseña: Arch Enemy – «Burning Bridges» (1999)
Connect with us

CD Review

Reseña: Arch Enemy – «Burning Bridges» (1999)



"Burning Bridges" (1999) es el tercer álbum de estudio de la banda sueca Arch Enemy, conocida por su estilo de death metal melódico. Con la misma formación que en "Stigmata", la banda sigue explorando y expandiendo los límites del género, añadiendo elementos de otros subgéneros como el thrash y el black metal. El álbum destaca por su producción nítida y contundente, las habilidades vocales de Johan Liiva y la habilidad de los hermanos Amott para tejer riffs complejos y solos virtuosos.


Published

on

Portada de Arch Enemy – «Burning Bridges» (1999)

«Burning Bridges» (1999) es el tercer álbum de estudio de Arch Enemy, la banda sueca de death metal melódico. Después de establecer su estilo y base de seguidores con «Black Earth» (1996) y «Stigmata» (1998), «Burning Bridges» marca otro paso importante en la evolución y madurez del sonido de la banda. Con la misma formación que en «Stigmata», los hermanos Michael y Christopher Amott en las guitarras, Johan Liiva en las voces, Martin Bengtsson en el bajo y Peter Wildoer en la batería, la banda sigue explorando y expandiendo los límites del death metal melódico.

El álbum comienza con «The Immortal», una pista que combina riffs agresivos y veloces con melodías pegajosas y una actuación vocal enérgica de Liiva. La habilidad de los hermanos Amott para tejer riffs complejos y solos virtuosos sigue siendo una característica clave del sonido de Arch Enemy, como se puede escuchar en canciones como «Dead Inside» y «Pilgrim». La mezcla de brutalidad, técnica y melodía en estas canciones demuestra una vez más la capacidad de la banda para mantener un equilibrio perfecto entre estos elementos.

«Burning Bridges» también muestra una mayor diversidad en el enfoque de la banda, con canciones como «Silverwing» y «Angelclaw» que incorporan elementos de otros subgéneros del metal, como el thrash y el black metal. La incorporación de estos elementos enriquece aún más el sonido de Arch Enemy y los distingue de otros actos de death metal melódico de la época.

La voz de Johan Liiva sigue siendo un componente integral del sonido de la banda, y su estilo gutural y desgarrador se complementa perfectamente con la instrumentación en «Burning Bridges». En términos de lírica, el álbum aborda temas similares a los de «Stigmata», incluyendo la introspección, la lucha interna, la crítica social y la rebelión.

La producción del álbum, a cargo de Fredrik Nordström y Michael Amott, es nítida y contundente, lo que permite que cada instrumento brille por sí mismo y destaque la complejidad y la fuerza de las composiciones. La sección rítmica, formada por Bengtsson y Wildoer, proporciona una base sólida y dinámica para que las guitarras y las voces puedan destacarse.

En resumen, «Burning Bridges» es un álbum impresionante que muestra la evolución continua de Arch Enemy como una de las principales fuerzas en la escena del metal extremo. La banda ha seguido refinando y expandiendo su estilo en este álbum, lo que resulta en una experiencia musical enriquecedora y emocionante para los fanáticos del death metal melódico y del metal en general. «Burning Bridges» es una adición esencial a cualquier colección de metal y un testimonio del talento y la originalidad de Arch Enemy.

Contra portada de Arch Enemy – «Burning Bridges» (1999)

Contra portada de Arch Enemy – «Burning Bridges» (1999)

Soy desarrollador web y además experto en SEO.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply