Reseña | Onslaught - "In Search of Sanity" (1989)
Connect with us

CD Review

Reseña | Onslaught – “In Search of Sanity” (1989)

Published

on

Lista de canciones:

1. “Asylum” [Instrumental] (05:17)
2. “In Search of Sanity” (07:19)
3. “Shellshock” (06:46)
4. “Lightning War” (06:56)
5. “Let There Be Rock” [cover de AC/DC] (04:04)
6. “Blood upon the Ice” (08:21)
7. “Welcome to Dying” (12:36)
8. “Power Play” (06:25)
9. “Confused” [cover de Angel Witch] (01:59)

Con la entrada de Sy Keeler para encargarse de las voces y un estilo más definido y desarrollado, parecía que Onslaught tenían todo arreglado. Pero las cosas no serían tan fáciles para el quinteto británico, y los tres años que pasaron entre su primer y segundo álbum tendrían un par de baches en el camino.

Durante ese tiempo, se dio la salida del bajista Paul “Mo” Mahoney y del guitarrista rítmico Jase Stallard (quienes comenzaran su estadía en la banda como cantante y bajista, respectivamente), quienes fueron reemplazados por James Hinder y Rob Trotman.

En 1988 Onslaught entró al estudio a grabar su tercer álbum, al que terminarían titulando In Search Of Sanity. Pero cuando enviaron las grabaciones del álbum, la gente de London Records decidió que el material no era lo suficientemente viable comercialmente y mandó a que se remezclaran las canciones y, en un acto que en estos días causaría protestas en redes sociales, que se reemplazaran las voces de Sy Keeler por las de Steve Grimmett, cantante de Grim Reaper, quien era un cantante más melódico que Keeler.




En In Search Of Sanity bien podríamos estar hablando de una banda completamente diferente comparada con álbumes anteriores, y no es sólo porque Onslaught cambiaron gran parte de su formación, sino también porque es claro que Nige Rockett y compañía tomaron nota de los cambios de estilo que se estaban viviendo dentro del thrash: con el éxito de Metallica, el thrash se estaba volviendo más melódico y más sofisticado, y eso es algo que la banda decidió intentar en este nuevo álbum.

Creo que no hay que ser un experto para, al momento de ponerse a escuchar In Search Of Sanity, llegar a la conclusión de que Onslaught estaban escuchando mucho Metallica en esta etapa de su carrera. Mientras su primer LP sonaba a Venom y el segundo sonaba a Slayer, esta tercera entrega basa gran parte de su sonido en lo hecho por el cuarteto californiano. ¿Díganme si los coros de “die die die” en “Lightning War” no les recuerdan a los de “Creeping Death”? ¿Y el tono de guitarra? ¿Y la balada de 12 minutos “Welcome to Dying”? Ya el haber abandonado la temática satánica hubiera sido señal suficiente del querer llegar a un público más masivo, pero si nos metemos en la música ahí las cosas se hacen todavía más obvias.

TAMBIÉN LEE:
Bloody Nightmare, Tumulario y Punisher en gira por México




El cambio fue bastante chocante para muchos fans de la banda, ¿pero cómo se sostiene In Search Of Sanity más de tres décadas después? Sorpresivamente bien, siendo sincero: la influencia es extremadamente obvia en casi todos los aspectos de las canciones, pero estas siguen siendo muy buenas. La melodía, los estribillos épicos, ese sonido claro pero tan distintivo de guitarra, todo está en su lugar y muy bien hecho, como siempre había logrado Onslaught con los cambios de estilo a lo largo de su carrera. “In Search of Sanity”, la canción título, es un gran inicio para el álbum, marcando el nuevo rumbo del grupo y confirmando que Grimmett, incluso en su condición de haber sido metido con calzador en el disco, es un excelente cantante y una gran elección para acompañar las canciones. ¿Y qué decir de “Blood Upon The Ice” o  “Powerplay”? No sólo no sonarían fuera de lugar en Ride The Lightning, sino que además encajarían con la calidad del resto de las canciones.

Claro que hay que decir que In Search Of Sanity no es perfecto, y tiene más de un par de elementos que terminan por tirar abajo la calidad general. La primera es la intro “Asylum”, un rejunte de sonidos que se extiende por cinco minutos sin ninguna razón, y que me recuerda lo mal que se suelen caer las intros demasiado largas (te estoy mirando, “Satellite 15” de Iron Maiden).

TAMBIÉN LEE:
Reseña: Persephone's Last Breath - "The Gods Take Pity"

Pésimo arranque, y que también marca un elemento en el que la banda se excedió demasiado en este disco: la longitud. La versión en CD, que ya para esta época era la principal, dura casi una hora, y varias de las canciones se sienten un tanto demasiado largas, algo que también se puede atribuir a la influencia de ‘Tallica. ¿Era necesario que “Welcome To Dying” fuera casi 20% del álbum? No lo creo. Y a eso hay que sumarle los covers incluidos: In Search Of Sanity incluye dos covers, “Let There Be Rock” de AC/DC y “Confused” de Angel Witch, y ninguna de ellas pega con el resto de las canciones. No digo que sean malas versiones, siendo bastante respetuosas, pero el álbum se hubiera beneficiado sin ellas, siendo que encima se habían publicado en EPs anteriores.




In Search Of Sanity fue el intento de Onslaught de llegar a un público mayor, y lograron alcanzar el puesto 43 de los charts de ventas. Pero parece que las cosas no estaban resultando: el cambio de estilo había alejado a muchos fans, las ventas no eran suficientes y Steve Grimmett no lograba encajar con el resto de la banda, y luego de la corta estadía del cantante Tony O’Hora el grupo se terminaría separando en 1991, desapareciendo por casi 15 años.

Aunque In Search Of Sanity poco tenga que ver con el sonido con el que Onslaught se había dado a conocer, es, de cualquier manera, un disco disfrutable (casi) de principio a fin, siendo un documento de una época y un sonido muy particular. Si seguís renegando porque Metallica se cortaron el pelo y se ablandaron, darle una escuchada a este álbum bien puede saciar tu hambre por más material de esta época.

Nuestra puntuación

Director del grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016.

Advertisement
Click to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X