Metallica en Chile: Una pequeña victoria
Connect with us

Crónicas

Metallica en Chile: Una pequeña victoria

Published

on

Metallica volvió locos a más de 60 mil fans. Foto: Diego Pino Marín

Cinco años y 26 días tuvieron que pasar para que la banda más grande del mundo según Juanes y muchas otras personas, Metallica, regresara a Chile. Una espera que se volvió eterna mientras una pandemia cerraba el planeta. Pero toda espera tiene su recompensa y el show de los cuatro jinetes del apocalipsis no fue la excepción. James, Lars, Kirk y Rob (inserte cuatro nombres más) llegaron a Santiago para dar inicio a su nueva gira mundial.

Tan ‘Lento y Real’ como fue el ingreso de algunas personas al Club Hípico, Yajaira abrió los fuegos sobre el gigantesco escenario dispuesto. El conjunto chileno de rock pesado, tal como ellos mismos dijeron, recibió buenas reacciones de parte de un público que de a poco comenzaba a repletar un recinto que ya albergó a Metallica en el pasado. ‘Bajo Presión’ y ‘La Ira de Dios’ fueron parte de un set hecho para destruir cualquier lugar y que calentó de buena manera el ambiente para lo que se venía.

Greta Van Fleet, los invitados de lujo

Podrán contar lo que quieran de Greta Van Fleet, pero el que diga que no encienden a las masas, lo hace solo por odiar. La banda de los hermanos Kiszka, con once canciones y un sonido potente, logró cautivar a la gente que a esa hora había podido ingresar al improvisado ‘estadio’ santiaguino. Aquí hay que detenerse obligadamente, puesto que muchas personas no pudieron ver esta presentación debido a las largas filas que ocurrieron en el exterior. Ojalá, para la próxima, eso se arregle.

Josh Kiszka, vocalista de GVF, es un frontman listo para cualquier batalla. Con tan solo un par de gritos, ya tenía a todos en el bolsillo. ‘Heat Above’ de su último disco, »The Battle At Garden’s Gate», fue la encargada de comenzar un concierto que tuvo un paseo por su corta pero excelente discografía. ‘Safari Song’, ‘Lover, Leaver (Taker, Believer)’ y ‘Highway Tune’ parecen clásicos de toda la vida, y no solo por su sonido setentero. Aplausos para Greta Van Fleet, quienes con un correctísimo show, se despidieron de Chile en la que fue su primera presentación en vivo después de largos dos años.

TAMBIÉN LEE:
Tarja en Chile: un reencuentro mágico

Metallica, en su mejor forma

Cuenta la leyenda que Lars Ulrich no le acertaba a todos los tiempos y que Kirk Hammett olvidaba sus solos. ¿Dónde quedó todo eso? El inicio de esta gira por Sudamérica tuvo a Santiago como testigo de que cualquier duda sobre la ejecución musical de estos cuatro monstruos quedó en el olvido. Sonido, pantallas y una elección de canciones impactante en un escenario coronado con fuego, lásers y cuánto efecto especial se puedan imaginar. Es verdad, Metallica es una bestia en vivo y en esta jornada, se pudo comprobar.

‘Whiplash’ fue la encargada de encender la mecha de un público que armó moshpits en los cuatro sectores de cancha disponibles que olvidaron cualquier tipo de dificultad apenas comenzó este tan esperando concierto. ‘Ride The Lightning’, ‘The Memory Remains’ y ‘Seek And Destroy’ demostraron que el cuarteto viene aceitado y con una potencia pocas veces vista en estos lados del planeta. Y aquí, la primera sorpresa: ‘Through The Never’, la primera del lado B del cassette del Black Album, vuelve a sonar en Chile tras largos 29 años. Es verdad, no todos la conocían, no fue coreada como otras que sonaron más tarde, pero quienes la disfrutaron, saben a qué se refieren estas líneas.

Clásicos de todas las épocas con ‘One'(aplausos para Lars, ninguna pifia aquí ni en el resto de la noche), ‘Sad But True’, ‘Creeping Death’ y ‘Master of Puppets’, pero los laureles se los lleva la otra sorpresa de la fría noche santiaguina. Grabada originalmente con una orquesta sinfónica, ‘No Leaf Clover’ emocionó a varios mientras James, soberbio, cumplió con todas las expectativas de un track casi escondido dentro del repertorio de los cuatro jinetes. Un solo que rozó la perfección y, siendo honestos, para una ejecución así, las palabras sobran. Michael Kamen mira orgulloso desde las estrellas.

TAMBIÉN LEE:
Cannibal Corpse en Chile: Violencia inimaginable

‘Hardwired… To Self Destruct’ sigue siendo parte esencial de los setlist de este Worldwired Tour y es por esa razón que ‘Moth Into Flame’ y ‘Spit Out The Bone’ se hicieron presentes. Esta última, fue la encargada de iniciar el encore con una bandera chilena que se desplegó en la enorme pantalla que sirvió como telón durante este tremendo concierto. A su vez, hay que hacerle mención a las tremendas llamaradas dispuestas en el escenario y también en la mitad de la cancha, para que todos en el evento pudieran sentirse parte del espectáculo.

‘Nothing Else Matters’ y ‘Enter Sandman’ sirvieron como cierre de esta tan ansiada presentación. Lamentablemente, algunas personas solo cantaron estas dos y nada más, lo que demuestra también que hay gente que solo va a este tipo de shows para grabar y presumir el hecho de tan solo ‘estar ahí’. Sin embargo, eso es un grano de arena en la playa si se comienza a desglosar todo lo que ocurrió en la sexta venida de los cuatro jinetes. Fuegos artificiales y una lluvia de uñetas, más un vídeo recorriendo las calles de la capital chilena marcaron el final de un concierto épico.

40 años es un largo tiempo. No obstante, el reloj de Metallica avanza lento y apenas se suben al escenario, no importa si es en un club o en un estadio, vuelven a ser esos jóvenes hambrientos de fama recién firmados con Megaforce. Es cierto, no pudo ser en el Estadio Nacional ni los accesos fueron los ideales, pero que Hetfield, Ulrich, Hammett y Trujillo Veracruz regresaran a esta larga y angosta faja de tierra y más encima para abrir un tour mundial, es una pequeña victoria por donde se le mire. Que los haters pasen de largo, Metallica es una leyenda viviente y cada día que pasa, su historia se vuelve más imponente y vaya que lo demuestran tocando en vivo. Ojalá no haya otra pandemia que atrase su regreso al país.

Samuel Víctor Acevedo

Fotos por Diego Pino

 

 

Locutor, adicto al fútbol y al Heavy Metal. Tiene el récord de más mosh sobrevividos mientras cubre conciertos para su querida página, Cuartel del Metal. Ha visto más veces a Chayanne que a Black Sabbath.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply

Crónicas

Todo mundo tuvo que guardar la calma por las cancelaciones en Welcome To Rockville

Published

on

Welcome to Rockville es uno de los más grandes festivales del continente de hard rock y heavy metal de cuatro días. El festival lleva 12 años celebrándose hasta el 2019 en Jacksonville, Florida, para mudarse en 2021 en el Daytona International Speedway en Daytona Beach, Florida. Fue fundado y es producido por Danny Wimmer a través de su productora de festivales, Danny Wimmer Presents, que produce festivales de rock en los Estados Unidos, como Aftershock, Louder Than Life, Sonic Temple, Incarceration, Bourbon and Beyond y más. Danny Wimmer Presents, se ha posicionado en los últimos años en presentar enormes eventos con carteles que solo eran exclusivos de eventos europeos. Welcome to Rockville en 2021, logró convocar a 161 mil personas en sus cuatro días y en esta última edición que se celebró del 19 al 22 de mayo, donde El Cuartel Del Metal, estuvo presente. Welcome to Rockville, sería el equivalente al festival Rock am Ring en Alemania, ambos con una selección musical parecida y ambos realizados en un autódromo, sufrió un daño muy fuerte y la producción hizo todo lo posible por contener un daño o que se les saliera todo de control.

El primer día, transcurrió todo sin problemas, el Daytona International Speedway, lucía impresionante, una estructura fuera de serie que alberga más de 300 mil personas en los circuitos de Nascar. Dentro del enorme ovalo con cuatro escenarios y zona de camping, la música se impregnó en personas de todas las generaciones que simplemente quería un poco de rock and roll en sus vidas. Kiss,  Papa Roach, Five Finger Death Punch, In This Moment, Cluth, Black Label Society, Down, Fuel, las cartas fuertes del primer día. Las amenidades que abrazaron el enorme festín eran grandes zonas de comida desde burritos, hamburguesas, costillas, dispensadores de agua gratis, una exposición gigante con las portadas más icónicas de las agrupaciones estelares, una rueda de la fortuna, stands de las guitarras ESP, Ride For Dime Inc, la organización benéfica en honor a Dimebag Darrell, Hard Rock Hoteles, Nascar, US Army y decenas de stands con venta de ropa y  vinilos. El primer día contó con más de 80 mil personas y nadie esperaría que los próximos dos días serían una pesadilla. Debido a las tormentas eléctricas en el área, varias bandas se vieron obligadas a cancelar sus presentaciones del viernes 20 de mayo en el Festival, como Korn, Breaking Benjamin, Megadeth y más. Las inclemencias del tiempo suelen ser una fuerza disruptiva durante la temporada de festivales en Estados Unidos y aunque las bandas pueden soportar lluvias torrenciales, como sucedió el primer día, pero cuando los truenos y los relámpagos se convierten en una amenaza, los protocolos de seguridad tienen prioridad sobre todo lo demás y aquí comienza la logística, seriedad y experiencia de una promotora de cómo sobrellevar este tipo de manejos de seguridad, desplazar tanta gente es un tema serio, el festival opto por evacuar a toda la asistencia y refugiarlas, con un saldo en blanco y con todo el staff trabajando coordinados, el resultado fue una movilización en masa de manera tranquila y un re ingreso cuando las actividades continuaban de manera segura.

TAMBIÉN LEE:
Cannibal Corpse en Chile: Violencia inimaginable

Temprano en el día, el set de Skillet fue cancelado debido al clima, mientras que Megadeth tuvo que retirarse debido a «retrasos en los viajes». Además, en previsión de un clima más extremo, Welcome to Rockville emitió avisos para los asistentes, con instrucciones específicas para los campistas sobre cómo asegurar adecuadamente todas sus pertenencias y buscar refugio de manera segura si era necesario. El tiempo de set de Shinedown también se retrasó y ellos también tuvieron la oportunidad de tocar un set abreviado, pero una segunda tormenta que golpeó el área cerró las cosas después de que solo tocaron «Devil», «Planet Zero», «Get Up» y «Enemies». .»

Brent Smith le dijo a la multitud: «No hay nada que podamos hacer al respecto. Nos informaron de un Código Rojo. No tenemos nada que ver con esto. Esta es la Madre Naturaleza y, al final del día, ella es la jefa».

TAMBIÉN LEE:
Brujería en Santiago: Machetazos iban, machetazos venían

Lamentablemente, no hubo regreso por segunda vez para los asistentes al festival. «Desafortunadamente, se avecina otra tormenta, por lo que lamentablemente cancelaremos el resto del espectáculo esta noche. Estamos tan desconsolados como ustedes porque las inclemencias del tiempo de hoy han interrumpido nuestros planes, pero en última instancia, la seguridad de nuestros fanáticos, artistas, personal y los vendedores son de suma importancia. Diríjase a su vehículo o campamento con calma. Gracias y nos vemos mañana «, decía un mensaje publicado a través de las redes sociales del festival. Como tal, el conjunto de titulares de Guns N ‘Roses se convirtió en la última víctima relacionada con el clima de la noche, junto a Sick of It All y Rise Against.

Eso significaba que, por segunda noche consecutiva, los estelares del cartel del festival no podría actuar debido al clima. El podcast Appetite for Distortion tuiteó una cita de Kevin Peebles, «Así de cerca de que sucediera”. El equipo preparó el escenario, claramente se apresuraron a prepararse para poder tocar, pero la lluvia se incremento llegó la tormenta eléctrica y posterior una tromba.

Slash hizo una declaración sobre la decepcionante noticia. «La cancelación de esta noche en Welcome to Rockville fue una gran decepción», tuiteó Slash el sábado por la noche después de que se cancelara el set de Guns N ‘Roses. “Teníamos muchas ganas de ver el espectáculo. Pero el tiempo tenía otras ideas. Nos solidarizamos con todos ustedes a los que les llovió junto con nosotros, apesta. ¡Otra vez, más temprano que tarde!”

El último día así como el primero, resultaron sin problemas, sin contratiempos y en perfectos. The Smashing Pumpkins y NIN, cerraron con broche de oro y medio quitaron el mal sabor de boca que se suscitaron en días anteriores. El festival salió estrellado en cuanto a cancelaciones, pero en cuanto a organización Danny Wimmer Presents, previó posibles accidentes y protegió a sus fieles seguidores, que sin duda volverá a ver en 2023.

 

Continuar leyendo
Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X