10 años de Wasting Light: Una patada en la cabeza a los puristas
Connect with us

CD Review

10 años de Wasting Light: Una patada en la cabeza a los puristas

Published

on

Foo Fighters
Ni siquiera los Foo Fighters pensaban que Wasting Light sería así de bueno. Aquí, le echamos un vistazo.

12 de Abril del 2011. Quienes somos fans de la lucha libre, aún no podíamos con el dolor de que Edge, una de las superestrellas más grandes del deporte entretenimiento, tenía un prematuro retiro de los cuadriláteros debido a una lesión horrible en su cuello, el día anterior. Ese mismo martes, a algunos kilómetros de ocurrida esa noticia en un Monday Night Raw, los Foo Fighters, liderados por el segundo mejor ‘piérdete una’ detrás de Mike Portnoy, lanzaban su séptimo disco de estudio, Wasting Light.

Precedido de un grandes éxitos que se lanzó casi por obligación y con un hiato ad portas, Dave Gröhl y compañía, ahora con el ex Nirvana Pat Smear de vuelta en sus filas, se aprestaban a grabar lo que sería (y para algunos sigue siendo) el más grande álbum de su carrera. Once cortes épicos, cada uno con algo especial, todos bajo la producción del tremendo Butch Vig. Para quienes no lo ubican, este hombre fue quien produjo ”Nevermind”, de unos tales Nirvana e incluso el batatazo ”21st Century Breakdown”, de Green Day. Ay, dijimos Green Day en el Cuartel del Metal, nos van a crucificar.

Wasting Light, track por track

‘Bridge Burning’

El disco arranca tan explosivo como se lo puedan imaginar. ‘Bridge Burning’ tiene una intro llamativa que a los pocos segundos, se vuelve tan ganchera que es imposible dejar de escucharla. ‘¡Estas son mis famosas últimas palabras!’ con un grito desgarrador es lo primero que se escucha de parte de Dave, inspiradísimo en cada una de sus líricas dentro del álbum. Tres guitarras compenetradas, y un coro tan pegadizo que causa culpabilidad. Reunidos desde sus cenizas, los Foo vuelan cabezas desde el primer instante, además de desperdiciar luz.

‘Rope’

El primer single que escuchamos de Wasting Light es un resumen de todo lo que encontramos en la carrera de Foo Fighters. Riffs entretenidos, una batería hasta con cencerro y un coro que se queda dando botes en la cabeza al escucharlo solo una vez. ‘Rope’ es, quizás, uno de los mejores sencillos de la última década en lo que a Rock se refiere. Y la letra es tan simple como ahogarse en un beso. Eso, convierte al segundo tema de este disco en oro puro. Digno de cualquier recuento.

‘Dear Rosemary’

En palabras de este humilde servidor, este es uno de los mejores temas del Rock. Y punto. Un ritmo poco común para el oído radial  y una lírica más profunda. ‘Truth ain’t gonna change the way you lie’ resuena como un potente primer enunciado en el estribillo. Porque es cierto, decir la verdad no cambiará la forma en que algunos mienten, por más que se esfuercen. Para qué alargarnos más, tan solo con esa frase, se nota que en cuatro minutos y medio, ‘Dear Rosemary’ se convierte en la joya escondida de este disco, con una letra muy directa y poderosa y una base musical sin ningún solo a destacar, ya que ni siquiera son necesarios en un track así de bueno. Estrellita para Dave.

TAMBIÉN LEE:
Mike Portnoy explica si Lars Ulrich es o no un buen baterista

‘White Limo’

Ya, si también hay espacio para los trve metaleros que matan cucarachas y desayunan coca cola con whisky. El segundo single del disco incluso ganó un Grammy a mejor performance Rock/Metal en 2012. Un tema que según el mismo Gröhl, fue compuesto en dos minutos y que tiene a Lemmy (sí, nuestra súper deidad) como guest star en el vídeoclip. Considerado el tema más metal de la carrera de los Foo Fighters, es toda la agresividad que necesitamos encontrar en Wasting Light.

‘Arlandria’

Un sencillo disponible solo en Reino Unido, con referencias al pueblo natal de Gröhl (Alexandria, Virginia). Con algunos guiños al rock clásico e incluso rimas sacadas de ‘Rain Rain Go Away’, un viejo poema infantil británico. Las guitarras aquí tienen un rol protagónico, con Chris Shiflett a la cabeza, esta vez no solo con Gröhl como acompañante, sino que Pat Smear, a estas alturas legendario, cerrando el tridente perfecto para una banda de estadios como lo es Foo Fighters.

‘These Days’

Si han tenido la suerte de ver este tema en vivo, sabrán lo especial que es para la banda y el público. La letra es un poema, tal como deberían serlo todas las canciones. Pero el hecho de decir ‘es fácil para ti decirlo, si nunca te han roto el corazón ni robado el orgullo’ en el estribillo, es digno de gritarlo, tal como Dave lo hace. Les apostamos a que uno de estos días, alguno de ustedes pasará por lo mismo, quizás no aún, pero tal como dicen los versos de este track, considerado por la Rolling Stone el cuarto mejor sencillo del 2011, es bueno olvidar la esperanza, y aprender a temer, al menos de vez en cuando.

‘Back & Forth’

A estas alturas del disco, ya no sorprende la facilidad con la que estos músicos pueden hacer éxitos instantáneos. Pero ‘Back & Forth’, quizás sin brillar demasiado, hace su trabajo e incluso le da nombre al tremendo (y premiado) documental que registra todo este disco. Un coro amigable y una composición donde Nate Mendel se escucha más que en casi toda la mezcla, se agradece.

‘A Matter of Time’

Otra joyita que fue pasada por alto mucho (hasta que salió su vídeo hace poco). Una persona siempre está sujeta a cambio, es cosa de esperar. De repente, el tan afamado ‘nowhere’ (ningún lugar) se convierte en un destino a visitar, es tan solo cuestión de tiempo. Perseverar, mantener la frente en alto y darse cuenta que, quizás, no es el momento indicado para actuar y, por más que odiemos retroceder, ya llegará todo lo que realmente queremos. El ‘bridge’ a tres guitarras es buenísimo, a destacar también.

‘Miss the Misery’

Si es que vieron la película ”Real Steel” (Wolverine versión Megatron), este tema se les hará familiar. No es el caso de este redactor, puesto que solo disfruto de cine B alemán y comedias de Adam Sandler. Básicamente, se trata de no cambiar la manera en que uno piensa, todo pasa por algo y no arrepentirse de las cosas ya hechas. ‘Don’t change your mind, you’re Wasting Light‘. De aquí se saca el título del disco, en una frase tan inspirada como desgarradora, con un coro a dos veces que se hace emocionante. Si tocan guitarra, aquí van a encontrar algunos de los mejores pasajes en seis cuerdas dentro del álbum

TAMBIÉN LEE:
Foo Fighters es más que Iron Maiden: Así van las votaciones del Salón de la Fama del Rock and Roll

‘I Should Have Known’

Penúltimo corte de un LP que se hace corto y donde toda la melancolía del entonces quinteto, se hace presente. Un tema donde Krist Novoselic, bajista de los extintos Nirvana, se hace presente en el acordeón y también en el bajo. Un track dedicado a la memoria de Jimmy Swanson, amigo de la infancia de Dave quien falleció el 2008 a causa de una sobredosis. Por momentos se culpa, se da cuenta que pudo haber hecho algo más por él, pero ya no puede hacer nada y, a estas alturas, ya solo queda tratar de perdonar a Jimmy y a él mismo, por no actuar a tiempo. Destacar también que esta no es la primera canción dedicada a Swanson, puesto que ‘Word Forward’, de su ”Greatest Hits”, también fue compuesta en su memoria.

‘Walk’

Y para cerrar Wasting Light, no hay mejor opción que ‘Walk’. Originalmente compuesta para ‘Echoes, Silence, Patience & Grace’ de 2008, este corte (cuyo vídeo ganó el premio al mejor de todos en 2011 por MTV) culmina este disco con una vibra más que positiva. Habla de ‘aprender a caminar de nuevo’, ya que mientras la hacía le enseñaba a Violet, su pequeña hija, a caminar y también a encontrar segundas oportunidades en la vida. Un ritmo casi bailable hecho para sonreír y pensar que, sí, siempre hay una chance de aprender a caminar nuevamente por este sendero pedregoso de la vida.

Para cerrar…

El camino de Foo Fighters, con 15 años de carrera (ahora más de un cuarto de siglo), tuvo de todo. Sin embargo, Wasting Light se alza como el peak compositivo de la banda y la que los llevó a encabezar cualquier tipo de festival en el mundo. No se puede llegar más arriba de lo que ya hicieron  y eso es bueno, mantenerse en el cielo es lo que cuesta. Por más que ya hayan convertido el cielo en un vecindario y viajasen por carreteras sónicas, toda la luz bien desperdiciada por Dave Gröhl y compañía valen muchísimo la pena para un recuento así de detallado.

 

¿Qué tiene que ver con Edge? El mismísimo Adam Copeland (obviamente no se llama Edge) pidió que ‘Walk’ sonara en su inducción al salón de la fama de la WWE el 2012 y, justo hace unas horas, volvió a encabezar Wrestlemania luego de nueve años de terapias y cirugías. Quien te diga que no puedes aprender a caminar nuevamente sabiendo esto, no tiene idea de quien es Edge, ni de un disco que sigue brillando hasta que se acabe la humanidad. Feliz primera década quemando puentes, Wasting Light.

Mira el tributo a Edge en el WWE Hall of Fame 2012 con ‘Walk’ de fondo aquí:

Mira Wasting Light completo en vivo aquí:

 

 

Locutor, adicto al fútbol y al Heavy Metal. Tiene el récord de más mosh sobrevividos mientras cubre conciertos para su querida página, Cuartel del Metal. Ha visto más veces a Chayanne que a Black Sabbath.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X