Contáctanos
NUESTRAS WEBS:

CD Review

Reseña | Primal Fear – “Metal Commando” (2020)

Publicado

en

Primal Fear Metal Commando
Sigue aquí a tus artistas favoritos:

Primal Fear debe ser, junto a Rage y Sinner, de las bandas más trabajadoras del metal pesado alemán. En 23 años de carrera, la banda liderada por el ex Gamma Ray Ralf Scheepers y el bajista Matt Sinner editaron 13 álbumes de estudio y cuatro discos en vivo, casi sin dejar un año sin algún lanzamiento nuevo. Obviamente mucho de eso tiene que ver el propio Matt Sinner, que con su banda propia tiene ya 19 álbumes en 38 años. Obviamente, sacar semejante cantidad de material puede hacer que este se vuelva repetitivo o que no se le dé el cuidado que merece, pero Scheepers y Sinner hace rato probaron que cualquier fan del heavy metal podrá esperar cierto estándar en cada uno de sus nuevos trabajos.

Metal Commando es el decimotercer álbum de Primal Rage, y marca el debut de Michael Ehré (Gamma Ray) detrás de la batería, reemplazando al italiano Francesco Jovino. Todo el resto de la formación (con los guitarristas Tom Naumann, Magnus Karlsson y Alex Beyrodt) sigue igual que hace casi una década, y el contenido del álbum es el mismo que podemos esperar de Primal Fear desde hace más de veinte años: puro y agresivo metal germano.




Primal Fear Metal Commando

Primal Fear (casi) no se mueven ni un milímetro de su fórmula durante Metal Commando, esa de riffs gruesos, la voz “halfordiana” de Ralf Scheepers y los estribillos heroicos. Todo eso está bien presente y bien al frente en este nuevo álbum, pero no por eso el asunto se torna aburrido: Primal Fear no piensan arreglar nada hasta que se rompa, y les viene resultando hasta ahora.

Leer Más:  Ralf Scheepers cantará en el show "30 años" de Gamma Ray

Es interesante cómo el álbum arranca ya con las cuatro variaciones de estilo de canciones “pesadas” que se pueden ver en el catálogo de Primal Fear: “I Am Alive” es un track de heavy / power clásico directo al grano, “Along Came The Devil” es más rockera y guiada por power chords , “Halo” pisa el acelerador para sacar a relucir la herencia speed metal de Primal Fear, y “Hear Me Calling” es otro track más rockero y de versos relajados que explota en el estribillo.

La banda se mueve por esas variantes de su fórmula, y todo se siente familiar pero de una manera positiva: uno sabe lo que vendrá en cada álbum de los alemanes, y lo familiar será reconfortante y las novedades lo sorprenderán. Por ejemplo, tenemos el sorpresivo track acústico “I Will Be Gone”, con cellos y guitarras acústicas acompañando a Scheepers en esta sentida balada.




Primal Fear Metal Commando

Pero lo más llamativo está al final, con “Infinity”, que sigue la tradición de hace varios años de Primal Fear de tener al menos una canción muy larga en cada disco. Con 13 minutos, es la canción más larga de la historia de la banda, y es un repaso por todas las facetas musicales del grupo, con secciones de balada, doble bombo metalero y voces dramáticas. Uno de los mejores momentos es en el minuto 5:24, cuando cambia a un ritmo de redoble épico y las guitarras armonizan.

Leer Más:  Helion Prime publicaron lyric video de su canción "The Forbidden Zone"

La producción es óptima desde todos los aspectos, con unas guitarras poderosas, una batería que golpea fuerte y un bajo que acompaña perfectamente sin molestar. Nada extravagante ni muy original, pero funciona bien en este contexto.




Primal Fear Metal Commando

Hay un detalle interesante en las letras de las canciones “Along Came The Devil” y “Hear Me Calling”, por razones parecidas pero diferentes: la primera claramente es una celebración de la historia de Primal Fear, con el “diablo” siendo el grupo mismo y mencionando 1998 como año de aparición de la banda. Por otro lado, “Hear Me Calling” está inspirada en la vida en la ruta, sobre un tema que no se ve muy tratado: las relaciones con aquellos seres queridos que esperan a los músicos mientras éstos giran por el mundo.

Metal Commando tiene un punto negativo en su duración: casi todos los álbumes de la banda superan los 50 minutos y este está lejos de ser el más largo, pero sacar un par de canciones no hubiera venido mal para hacer de este un trabajo más robusto en cuanto a calidad. Y, obviamente, uno tiene que gustar de la clase de riffs cuadrados (aunque efectivos) de la banda. Pero si uno no tiene problema con ninguno de esos elementos, acá tiene otro trabajo recomendable de parte de Primal Fear.

Nuestra puntuación

Periodista de música nacido y criado en Argentina. Fanático de los videojuegos. Coleccionista de remeras negras.

Anuncio
Anuncio

Lo +leído

X