Reseña: Therion - "Leviathan" (2021)
Contáctanos

Noticias

Reseña: Therion – “Leviathan” (2021)

Publicado

en

Reseña Therion "Leviathan" (Foto: difusión).

Therion dio rienda suelta a su nueva bestia: Leviathan. Este es el primer capítulo de una trilogía que promete ser, según Christofer Jhonsson, uno de los trabajos más ambiciosos de una de las agrupaciones más representativas del Symphonic Metal.

Es importante aclararles a aquellos seguidores que pensaron Leviathan como una continuación de Theli o Vovin que este disco -si bien contiene algunos elementos de esa época del grupo- no es una réplica exacta. Es decir, no encontrarán un “To Mega Therion 2” o un “Rise of Sodom and Gomorrah. Part 2“. Sin embargo, sí podrán apreciar muchas conexiones con placas como, por ejemplo, “Lemuria“, “Sirius B“, “Gothic Kabbalah” y “Sitra Ahra“. Si bien Christofer Johsson dijo que Leviathan estaba pensado como un álbum de éxitos -en el que intentaban plasmar la esencia de sus canciones más aclamadas y no hacer una copia- hay que tener presente que hasta ahora este es el primer capítulo de una trilogía, por lo que aún faltan dos álbumes por ser publicados.

Leviathan: un nuevo capítulo

Una particularidad de Leviathan es que cuenta con la participación de dviersos músicos entre los que se encuentran el coro Hellscore -proveniente de Israel-, Lori Lewis, Marco Hietala, Taida Nazraic- un nuevo talento que logra sobresalir con mucho talento en esta placa-, Mats Levén (ex Therion y Candlemass) y Snowy Shaw (ex Therion y King Diamond). También, es el primer disco de estudio que cuenta con la participación de Rosalía Sairem como nueva integrante del grupo.

El inicio de la travesía

El disco inicia con “The Leaf on the Oak of Far“, una canción que se podría definir como rock sinfónico. Las voces de Rosalía Sairem y Thomas Vikstrom sirven como adorno a los riffs sencillos y los coros que componen este tema, inspirado en el rock ochentero. Al inicio de la canción nos da la impresión de no estar escuchando a Therion hasta que, conforme pasa la pieza, los coros y el estilo sinfónico dan con el estilo del grupo. Es, tal vez, el track que más se diferencia -por su esencia rockera y simple- con la identidad que tiene el álbum. El viaje continúa con “Tuonela“; una canción que combina lo propio del Power Metal con el metal sinfónico y el folk. Marco Hietala, ex Nightwish, participó como invitado especial, gracias a su voz melódica y rasgada. Una de las partes más destacables de este tema es la melodía que acompaña al coro compuesta por violines. Coros, voces melódicas y orquestaciones logran fusionarse de forma grata (sobre todo la mezcla entre las guitarras y la orquestación). Una única observación es que este tema tiene, por momentos, cierto sonido genérico que le quita algo de encanto.

Leviathan” es el tercer track y fue el primer sencillo que publicó el grupo. Es un tema que tiene como característica principal la voz de Lori Lewis -recordemos que ella ya no está de gira con la banda pero sí colabora en las grabaciones de estudio- dando un toque muy operístico, melódico y oscuro. Esta canción nos hace recordar a la época de discos como Lemuria y Sirius B. Tiende a ser muy predecible -muy familiar al sonido que nos tienen acostumbrados- razón por la que el mismo Jhonsson la considera como la canción más floja del álbum.  Sin embargo, tiene un gran final con las notas agudas de Chiara Malvestiti. Aunque no logra transmitir mucho de primera -me pasó al igual que a muchos fans- considero que conforme se va repitiendo, se puede notar algo de su atractivo.

TAMBIÉN LEE:
Hospitalizan de emergencia a Jason Becker

Lo clásico con lo nuevo

Die Wellen der Zeit” es la cuarta canción del álbum, Taida Nazraic -vocalista de la agrupación de Symphonic Metal The Laudest Silence– es la voz principal en esta pieza que se caracteriza por su estilo folk. Una balada que logra sumergirnos -mediante la dulce voz de Nazraic- en un cuento mitológico. Tiene un estilo muy vikingo que se plasma en el vídeo con todo el simbolismo que caracteriza al grupo (siendo el clip un rasgo destacable, Therion se esforzó por hacer un buen trabajo con la producción y el maquillaje de los vídeos, y eso es de aplaudir) . Si bien es una balada, es una de las sorpresas más gratas en esta placa discográfica. “Azi Dahaka” es una de las canciones pesadas del disco que nos transporta, por su estilo, a discos como Sirius B y Gothic Kabbalah. Thomas Vikstrom y Chiara Malvestiti son los responsables de llevar la batuta en esta pieza musical. Es un buen tema, aunque considero que no es de los más fuertes; a pesar de tener cierto parecido lejano con “Wine of Aluqah“.

Seguimos con “Eye of Algol“, narrada por Rosalía Sairem y su voz cargada de fuerza y carácter. Tiene un estilo oscuro y es una de las gratas sorpresas de la segunda parte del disco. Es de un aspecto muy Gothic Metal en donde la voz de Rosalía -junto con las voces masculinas del coro- logran dar ese aspecto pesado, misterioso y oscuro tradicional de Therion que va bien adornado con la orquestación. Tiene un riff con un tono hipnótico, como si invitara a cierto trance, creando una ambientación. Uno de los elementos más sobresalientes son las guitarras (y el gran solo de guitarra que tiene); siendo gran base para esta pieza junto con la batería. De haberle dado solo un poco más de velocidad a la parte del coro, habría sido un track muy sobresaliente.

La apuesta por un disco de éxitos

Nocturnal Light” Sin duda es uno de los temas más destacados del disco. Es con esta canción con la que se puede apreciar un acercamiento a la era Theli y Vovin. Thomas, Chiara y Lori logran revivir cierta sensación de nostalgia -logrado con su performance muy operístico- en donde la belleza sinfónica es la protagonista en todo su esplendor. Una canción lenta que logra cautivar con gran facilidad dada su gran armonía. Lo más destacable de este tema es el coro Hellscore, quienes son los encargados de dar la magia mediante pasajes que cautivan a quien escucha este tema.

Great Marquis of Hell” tiene un estilo muy Power y es Thomas Vikstrom el protagonista en esta pieza musical. Las orquestaciones se logran ensamblar bien con la batería -de destacar- y las guitarras. Pese a que no es una canción aburrida -de hecho logra ser entretenida y directa- no pudo llegar a convencerme del todo. Hubo un momento en el que sentí escuchar más a Helloween que a Therion; faltó dar un poco más al toque sinfónico. No obstante, es un tema que cualquier fan del Power Metal apreciará con agrado. Le sigue “Psalm of retribution”, un track que tiene sus momentos como, por ejemplo, el inicio y el coro. Esto, gracias a las orquestaciones y a Hellscore, quienes crean un fondo que nos devuelven al sonido clásico que tanto gusta de Therion. Acá se puede contemplar la aparición de Mats Levén cantando, es una buena canción; sin embargo, no creo que sea uno de los grandes éxitos del disco dado que a ratos es algo monótono.

Therion pone fecha para nuevo disco y lanza sencillo

Foto: difusión.

El final del viaje

Proseguimos con “El Primer sol”, uno de los puntos fuertes del álbum. Al igual que varios seguidores, tenía mis dudas respecto con esta canción al ser la continuación de “Quetzalcoalt“; uno de los éxitos del grupo. Sin embargo, creo que lograron captar esa esencia del Lemuria y pudieron hacer un muy enlace entre ambas canciones. Tiene un coro muy pegadizo que, sin dudarlo, será coreado en las presentaciones en vivo por parte de los fans latinos. Nada más por decir, una gran canción.

TAMBIÉN LEE:
Los gatos más metaleros que verás en la Internet (+GALERÍA FOTOS)

Ten Courst of Diyu” contiene un estilo oriental y oscuro. Nuevamente, Taida nos da una muestra de su talento como cantante; logra dar un aspecto gótico que se alterna con la suavidad y dulzura que proyecta mediante su voz. Las orquestaciones otorgan un sonido muy sinfónico durante todo el track. También hay un solo de guitarra en el que Vidal se consolida como músico. En esta ocasión Thomas Viskstrom no tiene tanta participación pero su intervención encaja bien. Al final, la voz de Taida Nazraic se fusiona de una forma agradable con los coros de Hellscore para dar así un gran final. La canción indicada para finalizar con este viaje mitológico, otro éxito de este álbum.

Therion y Leviathan

En conclusión, Leviathan no es un mal álbum. Es cierto que le hizo falta darle más enfoque al aspecto épico y a la fuerza musical; sin embargo, es un buen comienzo para una trilogía. En defensa de aquellos fans que esperaban una copia de Theli, sí concuerdo con que faltó trabajar más la rapidez y la pesadez para darle un toque más metalero. A pesar de esto, Leviathan cuenta con grandes temas como, por ejemplo, Nocturnal Light, El Primer Sol, Die Wellen Der Zeit y Great Marquis of Hell. Tal vez el incorporar un sonido más genérico -y comercial- fue algo que pudo quitarle cierto valor, aunque se sabe que Christofer quiso esta dirección para su primer lanzamiento de éxitos. Aún faltan dos discos -uno con un tinte atmosférico, más oscuro – gótico, y otro más experimental- por lo que considero que es muy temprano calificar este trabajo como una decadencia de Therion.

A partir de lo dicho, esta es nuestra calificación para el nuevo álbum de Therion. Luego de una caída al abismo con “Beloved Antichrist“, los suecos mostraron un esfuerzo por redimirse con sus seguidores y, si bien hay algunos vacíos que pudieron mejorar, también hay que reconocer que en esta placa hay innovación, una temática fascinante en torno a distintas mitologías, canciones de nivel y, en general, una mejora musical. La bestia acabó de despertar, tocará esperar una nueva manifestación.

Nuestra puntuación

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Therion (@therionband)

Anuncio
Clic para comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Anuncio
Anuncio
[wp-story id="38895"]
X