Reseña: Deep Purple - "The Battle Rages On" (1993)
Contáctanos

CD Review

Reseña: Deep Purple – “The Battle Rages On” (1993)

Publicado

en

Reseña: Deep Purple - "The Battle Rages On" (1993)

Nuestra puntuación

Hablar de Deep Purple para mi es hablar de una de las mejores bandas de toda la historia de la música y, sobre todo, una de las bandas que más me gusta y más me apasiona. La banda no es solo es “apasionante” por la calidad musical, si no también por que a partir de Deep Purple nacieron grandes bandas o grandes estrellas de la música; por ejemplo, Rainbow (y aquí salieron otros grandes como Ronnie James Dio, Bob Daisley, Cozy Powell, Don Airey, etc), Whitesnake (banda formada por el sello de Deep Purple), Joy Lynn turner, Glenn Hughes, etc. En este post revisaremos un disco clásico del grupo y que también marcó la salida definitiva de Ritchie Blackmore de la banda (conoce más sobre la historia de la salida de Ritchie de Deep Purple dando clic aquí).

Sobre “The Battle Rages On”

Según Wikipedia, “The Battle Rages On … es el decimocuarto álbum de estudio de la banda británica de hard rock, Deep Purple, lanzado el 2 de julio de 1993. Es el último álbum grabado con la formación clásica de Mk II de la banda, que se reunió por segunda vez ( la primera reunión fue para Perfect Strangers de 1984). Aunque Mike DiMeo fue elegido inicialmente como cantante para el álbum después de que Joe Lynn Turner fuera despedido, Ian Gillan finalmente regresó a la banda a fines de 1992 y tuvo que reelaborar gran parte del material que ya existía para él. Por lo que se conoce, Blackmore se enfureció con los elementos no melódicos y dejó la banda para siempre después de un concierto el 17 de noviembre en Helsinki, Finlandia. El guitarrista estadounidense Joe Satriani se unió a Deep Purple como reemplazo temporal durante el resto de la gira. Un puñado de pistas de trabajo escritas durante las sesiones de The Battle Rages On … aparecerían en los siguientes lanzamientos en solitario de Turner con diferentes títulos de canciones.

Joe Satriani junto a Deep Purple

Joe Satriani junto a Deep Purple

Ahora si, al disco.

El disco comienza con “The Battle Rages On”, una canción que desde el arranque notamos la poderosa guitarra de Ritchie Blackmore, un guitarrista que se sentía en deuda con las hermosas armonías que lo hicieron una estrella. La canción es algo lenta a decir verdad, pero lo que convence es en definitiva los grandes arreglos de guitarra y teclados. La canción tiene por partes elementos “árabes” a los que ya nos acostumbró Blackmore y una buena energía y control de voz de Ian Gillan. Un tema mediano que pasa desapercibido pero que nos regala un gran intro.

“Lick It Up” comienza con un redoble de tambores de Ian Paice, un músico que con el paso de los años se volvió cada vez más y más virtuoso, para luego escuchar una guitarra asesina de Ritchie. El bajo se escucha un poco perdido en este tema, no entiendo como Roger Glover no se hizo notar pues el es prácticamente el productor del disco. La canción si es algo más “pegajosa” que la anterior y la siento más como un tema “comercial” de la banda, algo bailable inclusive, un tema que podría sonar perfecta como banda sonora de alguna película de la época. Los teclados aquí nuevamente se hicieron valer por 10. Jon Lord es un genio que sabe hacer las cosas muy bien y darle el toque final a un tema.

“Anya” comienza con una guitarra acústica con melodías muy hermosas de parte de Blackmore, melodías que ya nos hacen saber de que irá la canción, para luego entrar Jon Lord a seguir en pareja las bases de la canción junto con su compañero en la guitarra. Siempre me ha gustado la pareja que han armado estos dos (Blackmore y Lord), se nota que se llevaban muy bien y sobre todo congeniaban excelente a la hora de componer. El solo de guitarra aquí es lo que más resaltante. El bajo nuevamente como acompañamiento o probablemente Roger estaba más ocupado dándole arreglos al tema junto a sus compañeros (él sale como co-autor).

“Talk About Love” es un clásico del grupo. Todos los elementos que componen la canción juegan muy bien su papel. La guitarra nos regala nuevamente esas partes “duras” y ya clásicas de la banda, el teclado da un gran fondo y acompañamiento par-par con la guitarra y la voz de Ian es muy buena pero sin abusar de los agudos (a este punto ya se le siente más en un tono medio, ya es la edad y el desgasto que le ha dado con el paso de los años).

Leer Más:  10 años de Wasting Light: Una patada en la cabeza a los puristas

Aunque “Time to Kill” es un tema que al leerlo sientes que escucharás algo como “Speed King” (que se yo, el título siempre me llamó la atención), lo que ocurre es todo lo contrario. Esta canción es nuevamente una de esas canciones “comerciales de la banda” en las que pueden grabarse un videoclip con mucha gente alrededor (de todos los colores, tamaños, edades) de la banda y todas cantando el coro. Si, es un tema bien comercial por partes (sobre todo el coro); sin embargo, es una de las canciones que más disfruto del disco. La guitarra es básica, un riff sin mucho apuro y los demás integrantes acompañado, nada más (a excepción del final en donde Jon Lord hace lo sabe hacer).

“Ramshackle Man” es una canción muy completa y blues por donde se le vea. Si quieres disfrutar de una de las mejores bandas de Rock de todos los tiempos haciendo Rock, esta es la canción. Al parecer todos la pasaron tremendamente bien al grabarla pues tiene grandes solos, acompañamientos, partes vocales (Ian aquí se arriesga con algunos agudos, sin llegar a sus mejores años), etc. Tremendo tema que debe ser un placer escuchar en vivo.

“A Twist in the Tale” siempre me pareció el intro de “Spotlight Kid” (Rainbow) o al menos la guitarra, son realmente parecidas; sin embargo, ambas tienen distinto acompañamiento que cambia la cosa totalmente (pero si has escuchado bien Rainbow te juro que se te va a hacer conocida la guitarra). En fin, esta canción es una de las más rápidas del disco; no obstante, no resalta tanto. Lo que me gusta de este tema es la parte final de la guitarra, hermosas melodías que van desapareciendo poco a poco hasta que se acaba la canción. Recomiendo mucho este tema.

“Nasty Piece of Work” tiene mucho protagonismo de “Lord-Blackmore”. Exacto, esta canción es prácticamente una “pared” entre Lord y Blackmore en teclados-guitarras (de las cosas más hermosas que nos heredó Deep Purple) y todo el tema es disfrutable. Tiene un ambiente raro por los tiempos pero vamos, que sabemos nosotros de la grandeza, para eso esta Deep Purple, para enseñarnos que en la música siempre se puede experimentar más y más. El versus final de teclado-guitarra (y perdón que lo diga de nuevo) es GENIAL. Gracias, genios.

Aquí llamenme loco, pero siempre sentí “Solitaire” como muy parecida al intro de la serie de dibujos “X-MEN”. ¿Verdad? Bueno, dejando de lado esa anécdota (y si alguien puede confirmarme que de verdad se usó el riff se lo agradecería mucho) este tema es genial. Es otra obra maestra de la banda que nos trae de nuevo esa gloriosa fórmula de “intros lentros y oscuros” con coros “llenos de energía”. Esos cambios en las canciones son espectaculares. La voz de Gillan aquí se siente totalmente distinta a la que todos conocimos con los discos más viejos del grupo.

El disco cierra con “One Man’s Meat”, otro clásico del disco y con una guitarra de blackmore es-pec-ta-cu-lar. La canción es un ritmo “más moderno” de Deep Purple  (o de la época) pero nada le quita lo “sabrosa” que es la canción. El solo de guitarra nuevamente es una pepa de oro. Gracias por tanto Blackmore.

En líneas generales, me parece un “buen disco” más no excelente. Las canciones son buenas y bien trabajadas pero a estas alturas ya se siente a una banda cansada (por la edad y el trajín mismo de ser ellos), una banda que está pasando por momentos de evolución y que saben que llegó el momento de cambiar cosas para mantéense pues ya no son una banda “nueva” y no tienen la creatividad tan fresca como antes. Los arreglos de guitarra y teclados son simplemente increíbles, pero el bajo lo sentí muy caído y la batería no me sorprendió, ni que decir de Ian Gillan, su regreso a la banda fue increíble pero ya se nota una voz muy baja y apagada, por momentos hay canciones en los que la voz es casi muerta. Lo sé, el vocalista siempre es el que más sufre pero igual, no se puede tapar el sol con un dedo.

Tracklist de “The Battle Rages On”

“The Battle Rages On”
“Lick It Up”
“Anya”
“Talk About Love”
“Time to Kill”
“Ramshackle Man”
“A Twist in the Tale”
“Nasty Piece of Work”
“Solitaire”
“One Man’s Meat”

Director del grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016.

Anuncio
Clic para comentar
Anuncio
Anuncio
X