Contáctanos
NUESTRAS WEBS:

CD Review

Reseña | Poltergeist – Feather of Truth (2020)

Publicado

en

Sigue aquí a tus artistas favoritos:

Nacidos en 1983 bajo el nombre de “Carrion”, los suizos Poltergeist se pueden contar entre los grupos de culto del thrash europeo de los ochentas. Nunca alcanzaron la popularidad de congéneres como Sodom, Kreator, Tankard o Destruction, pero álbumes como Depression Behind My Mask tienen sus fans, sobre todo en aquellos ultra fanáticos del lado más técnico del estilo. Hablando de Destruction, Poltergeist no sólo se contaron entre los que tocaron junto a los alemanes en su primer recital en Suiza desde el inicio de la cuarentena, sino que los oriundos de Weil am Rhein son una de las mayores razones por las que muchos conocen a Poltergeist, siendo que el cantante André Grieder cantó en Cracked Brain, el único de los álbumes de Destruction sin el cantante y bajista Schmier que es reconocido como parte de su discografía oficial.

En 2013, luego de casi dos décadas de espera, Poltergeist volvieron con una formación renovada. Feather of Truth, segundo álbum de esta etapa, tiene a los siempre presentes André Grieder y V.O. Pulver en voces y guitarra respectivamente, junto a Chasper Wanner en guitarra, Ralf W. Garcia en bajo y Reto Crola en batería, quien debuta en este álbum reemplazando al alemán Sven Vormann, otro ex-Destruction.




Poltergeist Feather of Truth

Con el curriculum que trae Poltergeist, adivinar el contenido de este quinto álbum de los suizos es tan fácil como sumar 1 y 1. Esto es thrash metal, del que se clava firmemente en la etapa más ochentas del estilo. El thrash metal de riffs machacados, doble bombo y baterías rápidas. Thrash de actitud agresiva y chaleco con parches, del que se presta para ser la banda sonora de algún mosh violento.

Leer Más:  Metallica dará su primer show en medio de la pandemia, y luego será emitido en cines

Habrá alguna sofisticación técnica en ciertos riffs, algunas voces que se salgan de la norma, y la producción tendrá un estilo más moderno, pero fuera de eso este es un disco de thrash puro hasta la médula, y patadas al hígado como la inicial “Time at Hand”, “The Attention Trap” y “Megalomaniac” lo demuestran. ¿Y qué decir de “Thin Blue Line” y sus líneas de bajo? La batería golpea sin misericordia y los riffs cortan como si los noventas nunca hubieran existido, mientras Grieder demuestra que pasó el tiempo pero sigue teniendo las mismas mañas.

Si sos fanático a muerte del thrash, de seguro ya cerraste esta ventana y fuiste a escuchar inmediatamente este álbum. Y si es así, lo recomiendo: cada una de las canciones de Feather of Truth llena las casillas de “elementos que hacen al thrash” y cumple como el alumno más aplicado.




Poltergeist Feather of Truth

Pero, y siempre hay un “pero”, es ahí donde nos encontramos con un problema. Y es que Feather of Truth tiene poco para ofrecer por fuera de los cánones más obvios del estilo. Todo lo hecho en el disco ya se escuchó miles de veces en otros discos tres décadas atrás, y hasta incluso en otros discos de los mismos Poltergeist. No hay ningún problema con querer explotar este sonido clásico, pero este nuevo álbum de los suizos intenta mantener este mismo ritmo durante casi una hora con muy pocas variaciones. Tampoco ayuda que la producción sea bastante genérica y excesivamente limpia, no tiene el “punch” que necesita para el estilo.

Leer Más:  Metallica explican si componen para satisfacer a sus fanáticos o a ellos mismos

Para darle crédito a Poltergeist, de vez en cuando se salen de los clichés del thrash, intentando cosas nuevas. “Saturday Night’s Allright for Rockin'” tiene un aura un tanto festiva, “Phantom Army” es un medio tiempo que relata la historia de la unidad estadounidense encargada de engañar a los nazis con tanques inflables, “Feather of Truth” trata acerca de dioses egipcios,  y “Notion” es de los más interesante de las canciones bonus.

Con todo esto dicho, Feather of Truth cierra con una nota positiva, incluso con las cosas en contra. Aquellos fans del thrash que no tengan muchas exigencias apreciarán la energía mostrada por la banda y los riffs poderosos. Claro que uno se pone en la posición de crítico y puede que un ejercicio de nostalgia no sea suficiente para impresionarlo, pero hay que decir que no todas las bandas entran al estudio queriendo comerse el mundo: algunos quieren grabar buenas canciones y pasar un buen momento, y eso está lo más bien.

Nuestra puntuación

Periodista de música nacido y criado en Argentina. Fanático de los videojuegos. Coleccionista de remeras negras.

Anuncio
Anuncio

Lo +leído

X