Milenia Fest: Las cosas rotas brillan más
Connect with us

Crónicas

Milenia Fest: Las cosas rotas brillan más




  • >
  • >

Published

on

Actualizado el octubre 18th, 2023 a las 01:27 am

Al ver un cartel así, como el de Milenia Fest, lo primero que se podría pensar es ‘¿en qué año estamos?’. Así es, este festival llevó a muchos a sentirse como en la adolescencia; con el pelo sucio, sudorosos y sedientos. Ah, sí, también pudieron escuchar a las bandas de sus años primigenios como nunca pensaron hacerlo. Aquí, todo lo que pasó en un festival que si bien tiene mucho por corregir, saldó hartas deudas, sobretodo en lo musical.

Con ‘Euforia’ y un sonido claro como el ‘Cristal’, Sien en Tu Sien es la banda encargada de abrir el festival pasaditas las 12 del día, frente a algunos cientos de personas. Una presentación bastante correcta para una agrupación que va agarrando confianza, si hasta habían algunos en la multitud con sus poleras y toda la cosa. Sin ‘Mentir’ y con una propuesta súper honesta, se entiende porqué fueron elegidos para participar en el evento. Omedetō para ellos.

Después de visitar la terraza vip (que la verdad eran algunos toldos sin muchos asientos, este redactor se sentó con suerte en el piso un par de veces), comenzó A New Dawn en el escenario principal del fest. Hard Rock al hueso, directo y que de a poco se abre paso en la escena. Recién tienen dos temas en Spotify y prometen, puesto que en su disco, que contendrá ‘Authenticity’ y ‘Same Frame’, participan Kevin Martin de Candlebox y el tremendo Ra Díaz, parte de Korn y también en algún momento de Suicidal Tendencies. Quizá con un mejor sonido, se habría disfrutado más, pero es un pelo de la cola.

Milenia Fest y su primer condoro

Sí, leyeron bien. Aquí no se va a crucificar a nadie por la falta de food trucks o la tierra levantada. Lo que importa es la música, (casi) siempre. Lo que convoca es el problema sonoro de Chaos Magic. Algunos seres iluminados decían ‘esto atrasará el resto del festival’, porque ya habían pasado 20 minutos del plazo pactado para el número nacional, pero no. ‘Emerge’ a las 14:08 hace cabecear a todos los apostados en el segundo stage de la jornada, con un sonido no tan clarito. Pasado el track, Caterina Nix, en un reluciente blanco, cuenta que por algunas fallas, a su presentación solo le quedaban 5 minutos. Así es, el número se acabó así de rápido, con sus invitados DELISSE subiendo rápidamente al estrado para tocar ‘Like Never Before’. De esta manera se cerró su show, junto con varios aplausos que se acabaron tan fugazmente como su actuación.

Desde Arica para el mundo, SINKARMA llega a demostrar porqué llevan más de 20 años en el ruedo. El NU Metal de los nortinos prende a todos los presentes con un sonido potente, más no el mejor. Su ‘Existencia’ en el stage tiene mucho sentido, con canciones que entregan potentes mensajes y dejan a varios ‘Al Margen del Abismo’. Ojalá su próximo disco siga trasladando a sus oyentes a una época que quizás, se veía más fácil, pero que era igual de complicada que estos días.

El Metal Chileno, siempre presente

Larga vida a All Tomorrows. Doce años de trayectoria donde los nacionales han sido parte de múltiples escenarios, se coronan en Milenia Fest. Un sonido que de a poco fue mejorando da paso a exactamente lo que ellos buscan y merecen; una presentación soberbia. Con dos discos bajo el brazo y un par de sencillos estrenados este año, los nacionales dictan cátedra. Algo saben Lastarria y sus secuaces, con temas como ‘Ancient Spectres’, ‘Encrypted Reality’ y ‘Daijal’. Toda la gente saltando y hasta algunos intentos de mosh cierran una presentación con riffs que por creatividad y ritmos no se van a quedar cortos jamás. Ojo con estos chicos.

Frank’s White Canvas son un número seguro en un cartel así. Pancha y Karin no se achican frente a nadie y pese a tener algunos problemas sonoros, llenan con su presencia el escenario principal del Milenia Fest con un paseo por sus temas insignes. Lo mejor de la banda es su puesta en escena, así como lo pueden demostrar en stages improvisados en patios de su casa, como abriendo para los Guns ‘n’ Roses. Aquí no hubo excepción, y aunque se necesite un poco, un poco de verdad, las Frank’s se echaron al bolsillo a las miles de almas que presenciaron su número. ‘Secret Garden’, ‘Let it Go’ y por supuesto ‘Sleep, Work, Eat’ se dieron cita en una calurosa y deshidratada jornada.

Casi a las 4 de la tarde llega el turno de los experimentados Rama. Cuatro discos editados y un sonido que rozó la perfección comprobaron que el término correcto para ellos es ‘consagración’. Montones de personas coreando sus temas, que apoyan a los nacionales desde el Disco Amarillo en adelante, son prueba de lo mismo. Sebastián Cáceres y su carisma inundan el estrado secundario del Fest. ‘La Señal’, ‘Vidrios Rotos’ y ‘Manifiesto’ demuestran que Rama tiene para rato y con una fidelidad abismante de parte de sus fans.

Gufi: un poco tarde

Sí, pero no por horario. Un escenario así, para Gufi, era para hace 15 años. No ahora. Su sonido no estuvo a la altura, pero los que llegaron a ver su presentación la disfrutaron a concho. Letras que recuerdan la adolescencia de varios con ‘Esto es todo lo que soy’, ‘Paul’ y sobretodo ‘Por Ella’ son coreadas a todo pulmón por varios, pese a que su show a veces no sonaba bien por ninguna parte. Luego de su paso por Lollapalooza y ahora Milenia, Gufi podría estar perfectamente viviendo un segundo aire, quizás, con letras más actuales y no tan pegadas a la nostalgia.

Y aquí, vino la invasión internacional. Deudas saldadas décadas después de sus apogeos que no por eso tuvieron poca aceptación. Nonpoint, desde las 5 de la tarde en Chile continental, logró cautivar a miles y miles de fanáticos que lo dieron todo junto a Elías Soriano y compañía. ‘What a Day’, decían algunos. ‘Spanish 102’, ‘Ruthless’, la poderosa ‘Bullet’ y ‘Dodge’ se dieron cita en un setlist intenso. Robb Rivera, baterista de los estadounidenses, en un momento insta a la banda a seguir tocando porque ‘no había más tiempo’. Eso dio paso a que, en honor al timing, su presentación tomara un nivel más frenético aún, generando un ‘Milestone’ gracias a la comunión entre banda y público.

Milenia Fest tuvo, literalmente, de todo…

Steel Panther siempre ha sido una broma que duró mucho. Sinceramente, este redactor no puede tomarlos en serio, hay que ser honesto también. Si les dan un tiempo limitado para tocar, ¿por qué no dedicarse a la música en vez de a las bromas pesadas? Molestando a los hombres que fueron con sus hijas y esposas, burlándose de Rick Allen y de todos quienes se cruzasen en su camino, los americanos interpretaron incluso ‘Crazy Train’ del legendario Ozzy Osbourne, además de algunos cortes propios como ‘Gloryhole’ y ‘Asian Hooker’. Sin dudas, sus fanáticos die hard disfrutaron esto, pero quienes ya superaron el glam hace décadas, solo se aburrieron y llegaron a la conclusión que, si van a escuchar esta música, no es para seguir al pie de la letra todas sus malas prácticas.

Alien (Alient, como decía el cartel de los horarios puesto en medio de la cancha) Ant Farm cerró el segundo escenario que por fin tenía algo de sombra para los acalorados sobrevivientes en la cancha. Un estofado de clásicos para algunos con un sonido muy bueno, a pesar de que la segunda guitarra de Terry no funcionó jamás. Menos mal tenía dos. Dryden no necesita más que sus zapatillas sin talón y un jockey sudoroso para ganarse a los miles de fanáticos con clásicos de ayer y hoy. ‘Movies’ (sin el Señor Miyagi apareciendo de las pantallas, devuelvan la plata), ‘Bad Morning’ y por supuesto, ‘Smooth Criminal’ del ayuwoki, Michael Jackson, fueron aplaudidas a rabiar antes de la lluvia de uñetas más lejana de la jornada. AAF debe volver sí o sí a un Caupolicán, de seguro tendrían incluso más éxito que en esta tarde.

¿30 años? ¿Dónde está el DeLorean?

Candlebox sigue vivo tras tres décadas. Parece talla, pero no. Siete y media de la tarde para recibir a unos inmortales del Grunge que dieron todo de sí sobre el escenario principal. Kevin Martin se entrega por completo a los miles de fans que se dieron cita con sus camisas de leñador y su actitud 90’s.  ‘Riptide’, ‘Cover Me’ y ‘Cellphone Jesus’ sonaron obviamente en esta primera de 4 presentaciones de la banda en suelo chileno, ya que para fin de mes, seguirá el revival del sonido de Seattle. Luego de rendirle honores a Kurt Cobain, a Mother Love Bone y por supuesto a Chris Cornell, se vivió uno de los momentos más icónicos de su show, con ‘Far Behind’ y ‘You’, quizá las únicas conocidas por varios de los que no iban por el grupo norteamericano. La caja de velas está más o menos intacta desde 1993, y este concierto es prueba fehaciente de que tienen para rato.

Y aquí, después de horas y horas de música, llegamos al Headliner; Evanescence. Amy Lee sabe cómo manejar audiencias, sobretodo con un set lleno de clásicos. Todos se van abajo con ‘Going Under’, y hasta los tremendos ‘palos’ de ‘Call Me When You’re Sober’. Hay que ser francos igual, y decir que la vocalista ocupa harto recurso para mantener su nivel en escena, ya que a veces, ocupando un término bien coloquial, no se la puede.  A veces había un poco de voz en sus gallitos. Eso no quita que la performance de ella y sus compañeros haya sido magistral, acompañados de un excelente juego de luces, lásers y unas pantallas enormes que hacían a todos los espectadores parte del espectáculo. ‘Lithium’, ‘Everybody’s Fool’ y obviamente sus más grandes éxitos ‘My Immortal’ y ‘Bring Me To Life’, sonaron como cañón, obviando los yerros vocales ya mencionados. Lluvia de confeti y aplausos hasta más no poder cierran un festival que tuvo de todo un poco.

 

Milenia Fest: de los errores se aprende

Si hay que cerrar esta reseña por lo alto, hay que mencionar precisamente que en lo musical, este festival ganó por goleada. Sí, en la logística hay muchísimo que reparar. ¡Partes con sombra, por favor!, comida y agua para la prensa, más baños y ojalá una terraza VIP que sí se sienta VIP, valga la redundancia. Pero al finalizar esto, se queda una frase: lo que está roto, a veces logra sanar más con su honestidad que lo que se ve sano. Milenia Fest es un buen ejemplo de ello con bandas que en base a su música y franqueza, llenaron corazones que se mantenían vacíos hace años esperando saldar algunas deudas que parecían inalcanzables.

 

Samuel Víctor Acevedo

Fotos por Carolina Díaz González.

 

Locutor, adicto al fútbol y al Heavy Metal. Tiene el récord de más mosh sobrevividos mientras cubre conciertos para su querida página, Cuartel del Metal. Ha visto más veces a Chayanne que a Black Sabbath.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply