26 años de "Forbidden", uno de los discos más "olvidados" de Black Sabbath
Connect with us

Noticias

26 años de «Forbidden», uno de los discos más «olvidados» de Black Sabbath

Published

on

forbidden black sabbath

Forbidden es el decimoctavo álbum de estudio de la banda británica de heavy metal Black Sabbath, publicado el 20 de junio de 1995 a través de I.R.S.. Este trabajo supuso el regreso del bajista Neil Murray y del batería Cozy Powell y también el último con el vocalista Tony Martin y el teclista Geoff Nicholls. El álbum, producido por Ernie C, fue un fracaso crítico y durante dieciocho años fue el último disco del grupo hasta 13 (2013). En cuanto a las ventas, Forbidden únicamente llegó al puesto 71 del UK Albums Chart y se convirtió en uno de los pocos lanzamientos del conjunto que no entró en el Billboard 200.

black sabbath

black sabbath

Trasfondo

Tras la gira promocional de Cross Purposes en 1994, los miembros originales Geezer Butler (bajo) y Bill Ward (batería), abandonaron Black Sabbath. Después de su salida, el guitarrista y único integrante fundador que continuaba en la banda, Tony Iommi, decidió volver a contratar al bajista Neil Murray y al percusionista Cozy Powell, quienes junto al vocalista Tony Martin, el teclista Geoff Nicholls y el propio Iommi, completaron la formación que había grabado el álbum Tyr en 1990.

Durante la planificación de su nuevo disco de estudio, la gerencia de I.R.S. Records instó a Iommi a contratar a un productor más «moderno» y el propio mánager del guitarrista le sugirió que el grupo trabajara con algún artista de rap como habían hecho Aerosmith con Run-D.M.C. y Anthrax con Public Enemy.​ Finalmente, el elegido para la producción fue Ernie C, guitarrista del conjunto Body Count, el cual fusionaba heavy metal con rap y del que también formaba parte el cantante Ice T, que acabaría participando en Forbidden. Sin embargo, la contratación de Ernie C provocó confusión entre los demás miembros de Black Sabbath, que apuntaron que era una idea ridícula y en palabras de Martin: «No me gustó la idea de aventurarme en el rap y no sabía si finalmente iba a estar en el disco hasta que estuve en el estudio, así que fue un álbum muy incierto y poco inspirador para mí».

Por aquel entonces, el seno creativo de la agrupación había cambiado. Entre 1988 y 1990, Iommi y Powell eran las figuras principales y habían coproducido los trabajos de estudio, pero tras su retorno el batería era «solo un músico contratado» y todas las decisiones las tomó el guitarrista. Powell había preferido continuar en la misma línea de Headless Cross y Tyr, pero Iommi pensó que ese estilo ya estaba pasado de moda y la banda necesitaba una renovación.

black sabbath

black sabbath

Composición y grabación

La grabación tuvo lugar en diciembre de 1994 en los estudios Parr Street de Liverpool en un plazo de diez días y posteriormente la banda viajó a Los Ángeles para realizar la mezcla y algunas grabaciones adicionales en los estudios Devonshire.

TAMBIÉN LEE:
Revelan las canciones de Black Sabbath de la era Ozzy Osbourne que Dio odiaba cantar

Durante este proceso, Cozy Powell tuvo que adaptarse a las demandas del productor y según Tony Iommi: «La primera cosa que Ernie hizo fue pedir a Cozy que tocara el bombo con un ritmo ta-ta-ta-ta. La gente del hip hop tiene una forma de tocar contraria a la nuestra y esto provocó todo tipo de discusiones.

Cozy era un batería respetado y ahí había alguien que llegaba y le decía: “Toca esto”». El guitarrista remarcó que las decisiones de Ernie C ofendieron a Powell, quien no quería tocar de esa forma y que eso provocó malas vibraciones. Iommi, que había participado en la producción y la mezcla de los álbumes de Black Sabbath desde sus años con Rodger Bain, no contribuyó con estas labores en Forbidden y posteriormente criticó el trabajo del productor: «El sonido no era muy bueno y no estaba feliz con ese disco. Ninguno de nosotros lo estaba».​ Sin embargo, Ernie C señaló que el guitarrista estaba abierto a intentar cosas diferentes y que estuvo de acuerdo en que Ice T interpretara un rap en una de las canciones. Este último recordó un comentario de su compañero: «Black Sabbath no hace duetos, no tienen a otras personas en sus cosas» y por ese motivo no pudo cantar con ellos y grabó su voz en otro estudio. Neil Murray destacó que «Ernie C realmente no propuso ninguna idea interesante o viable en lo que respecta a la producción. Se nos escapó de las manos. Sé que Tony rehizo muchas cosas y fue a varios estudios en Los Ángeles y Londres, y probablemente tuvo más oportunidades de cambiar las cosas un poco a cómo las quería».

«The Illusion of Power», en el cual participó el mencionado Ice T, es el primer tema del disco y comienza con una introducción atmosférica antes de ralentizarse cuando emerge el riff principal.9​ «Get a Grip», para el cual la discográfica grabó un vídeo musical animado,​ es en palabras del ensayista Chris Wade: «Mejor [que «The Illusion of Power»], pero aun así es completamente olvidable, salvo por un agradable solo de Iommi». «Can’t Get Close Enough» empieza con una melodía disonante entre Iommi y Neil Murray, aunque según Wade, la melodía de Martin no se ajusta completamente al riff.​ De acuerdo, con el escritor Steve Pilkington, «Shaking Off the Chains» trata en su letra sobre «un personaje sin identificar al final de su vida o bien que está relatando su adicción».​ Por su parte, las canciones más lentas y melódicas son la balada «I Won’t Cry for You», la orientada hacia el blues «Sick and Tired» y la pista final «Kiss of Death».​ «Rusty Angels», orientada hacia el pop metal, es un relato sobre un cementerio de aviones de combate,​ mientras que «Forbidden», el tema que da título al álbum, está impulsada por un poderoso y heavy riff de Iommi y el prominente teclado de Geoff Nicholls.

TAMBIÉN LEE:
Revista metalera hace una guía de Hip-hop para metaleros

Diseño artístico

La portada muestra un dibujo de una figura esquelética con capa y armada con una guadaña, mientras que la contraportada es una continuación en la que aparecen los miembros de la banda, Ice T, Ernie C, el director de I.R.S. Records Miles Copeland y la esposa de Iommi, Valery, entre otros.​ Su realizador fue Paul Sample, un artista británico popular por haber creado el personaje animado Ogri.5​ Tony Iommi escribió en su autobiografía que «pensaba que [Forbidden] era una basura, incluso la portada con dibujos animados, así que no me sorprendió que no tuviera buenas ventas».​ Jon Hadusek, redactor del sitio web Consequence of Sound, la calificó como «poco profesional» y que «debería haber sido

Gira y disolución

A pesar del pésimo rendimiento comercial, la banda realizó una extensa gira mundial para promocionar el álbum que recorrió Norteamérica, Europa, Asia y Oceanía con Motörhead como acto de apertura. Tras el tramo norteamericano, Cozy Powell abandonó la formación debido a una sobrecarga de trabajo, pues había tenido otros proyectos aparte de Black Sabbath,​ además estaba decepcionado con Forbidden y con el hecho de que en esa ocasión, en palabras de Tony Iommi, «ya no era el co-capitán del barco».​ El elegido para reemplazarle fue Bobby Rondinelli,​ que había grabado la batería en Cross Purposes y que ya había sustituido a Powell en Rainbow en 1980. La gira continuó por los restantes continentes hasta su finalización en diciembre de 1995 con un concierto en Bangkok.

Después de terminar la gira y de la publicación del álbum recopilatorio The Sabbath Stones, la relación del grupo con I.R.S. Records llegó a su final,​ por lo que Iommi comenzó a trabajar en su proyecto en solitario con la colaboración del exvocalista Glenn Hughes. El guitarrista pudo terminar la grabación de un nuevo álbum, pero debido a su reunión con la formación original de Black Sabbath —Ozzy Osbourne, Geezer Butler y Bill Ward— su lanzamiento quedó suspendido.​ El teclista Geoff Nicholls siguió ligado al grupo hasta 2004, mientras que Powell falleció en abril de 1998 debido a un accidente automovilístico.​ Por su parte, el vocalista Tony Martin perdió el contacto con Iommi y no volverían a verse hasta varios años más tarde.

Director del grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X