10 bandas de metal que no volvieron a sacar un gran disco como su disco debut
Connect with us

Noticias

10 bandas de metal que no volvieron a sacar un gran disco como su disco debut

Published

on

mejores debuts metal

La música es inspiración… y cuando llega, es momento único que jamás volverá a repetirse. Eso mismo pensaron algunas de las bandas más famosas del mundo que publicaron en su momento grandes joyas que le dieron un gran empuje a su carrera; no obstan,te el paso del tiempo les demostró que esa “inspiración” vino una sola vez y que será muy difícil que vuelva a pasar pos sus cabezas nuevamente.

En esta lista que verás acontinuación conocerás a algunas de las agrupaciones de Metal más importantes en la historia de la música que, pese a su enorme esfuerzo contratando a los mejores productores, los mejores sonidistas y demás, nunca pudieron volver a sacar un disco tan bueno como su disco debut. Aún así, ese primer trabajo les valió la carrera entera así que sin problemas podrán vivir por siempre de las regalías de su primer disco o vivir haciendo giras temáticas de ese trabajo.

Dio – Holy Diver (1983)

Uno de los debuts clásicos del heavy metal, Holy Diver es un trabajo de tal bravura y grandilocuencia que la revista Sounds declaró enfáticamente: “Ronnie James Dio ha respondido con fuerza”.

Este fue un gran comienzo para Dio y sobre todo un enorme disco de Heavy Metal que partió el mundo de la música en dos: Black Sabbath y Dio. A partir de este trabajo el planeta tendría bajo la lupa al cantante. Con su electrizante inicio (Stand Up And Shout), su espeluznante canción principal y el majestuoso Rainbow In The Dark, Holy Diver fue el álbum en el que Dio, el hombre, pudo realizar plenamente su propia visión de cómo hacer Heavy Metal.

Exodus – Bonded By Blood (1985)

Abanderados talismánicos de la escena thrash del Área de la Bahía, Exodus definió todo el género con su álbum debut. Dirigidos por Paul Baloff, que no es más intransigente, aprendieron nueve lecciones impecables de violencia con riffs duros y lograron con destreza el modelo de thrash de todos los tiempos. “El metal se afianza, la muerte comienza a desarrollarse … ¡es ruidoso como el final del mundo!”, Lo resume.

Guns N’ Roses – Appetite For Destruction (1987)

Si, ya sabemos: “Guns N’ Roses es una banda sobrevalorada, no tienen buenos discos”. Claro, esa típica frase viene de alguien que recién descubre el Rock y Metal y claramente jamás escuchó el disco debut de los Guns por completo. Este disco es una joya 10/10, una obra arte y un claro ejemplo de como se tiene y debe hacer Rock callejero y puro.

TAMBIÉN LEE:
Red Fang presenta su nuevo sencillo "Funeral Coach" (+VIDEO)

El disco está repleto de hits, uno más rockanrollero que el otro; no obstante, curiosamente la canción “más popular” de este trabajo (aunque nos duela) es “Sweet Child O’ Mine”. Exacto, el “single más conocido” de este disco malogró la esencia de todo. Date una oportunidad, escucha este disco por completo, es una obra de arte, no te vas a arrepentir.

Morbid Angel – Altars Of Madness (1989)

Aclamado con razón como un hito para la escena emergente del death metal, el debut de Morbid Angel en 1989, Altars Of Madness, puso el listón tan alto para todo el género que la gente todavía está tratando de igualar su brutal esplendor más de 30 años después.

En 1989, pocos habían escuchado algo así antes. Los chicos de Florida hicieron que Slayer sonara como Weezer: se trataba de una actualización sofisticada, increíblemente sofisticada y retorcida para el plan mortal de Chuck Schuldiner. Este disco hasta el día de hoy es irrepetible y la banda jamás pudo competir o publicar nuevamente algo parecido (es más, poco a poco le bajaron más la agresividad).

Rage Against The Machine – Rage Against The Machine (1992)

Enojado pero articulado, pesado pero enganchado, el debut de Rage Against The Machine brilló más que el monje budista autoinmolado de la manga. Es un álbum raro en el que aterrizan todas las canciones, ya sea Bombtrack, el tema que inicia con el trabajo y nos da una patada directo a la cara, el beso incandescente de Bullet In The Head o el Know Your Enemy salpicado de saliva: todas las canciones impulsadas por igual por la revolucionaria guitarra punk con pedales de Tom Morello, la voz demoledora de Zach de la Rocha y el enorme trabajo de producción, este disco fue simplemente sin igual para la carrera del grupo.

Emperor – In The Nightside Eclipse (1994)

Pocos argumentarán en contra del caso de que Emperor sea la mejor banda de black metal de todos los tiempos, o que elevaron el género a nuevos reinos del arte. En The Nightside Eclipse amplificó la invocación de la alteridad del black metal mientras imprimía lo inhumano en un lienzo inmensamente vasto y majestuoso. Los teclados giraban como ángeles vengadores de la muerte, las guitarras se elevaban como si intentaran alcanzar la velocidad de escape de este reino mortal y Emperor abrió nuevos espacios que atrajeron a innumerables viajeros a su paso.

TAMBIÉN LEE:
Baterista de Slipknot revela lo incomodo que es tocar con máscaras

Korn – Korn (1994)

“¡¿Estás listo?!”, Grita Jonathan Davis en Blind, el asombroso tema abridor del histórico debut de Korn. Cuando apareció este disco, nadie tenía un nombre para el género naciente que estaba a punto de volver a animar el cadáver del metal tras la paliza repartida por el grunge. Su primero y mejor, este es un stormer, con algunos de los riffs más pesados ​​y sucios jamás grabados, un fondo tan pesado que podría anclar un portaaviones y un líder que elevaría la articulación de la angustia adolescente en una forma de arte impulsada por la bilis. Hicieron discos más exitosos, pero ninguno tuvo el impacto del debut.

Machine Head – Burn My Eyes (1994)

Dijeron que el metal estaba muerto en 1994, pero Machine Head se había perdido ese memo. Una pandilla de niños de la calle criados con Pantera, Public Enemy, Cro-Mags y Ice-T, el equipo de Oakland mezcló sus influencias en un magnífico crisol para hacer que el metal sonara peligroso, fresco y contemporáneo nuevamente.

Slipknot – Slipknot (1999)

Esto es, amigos: el comienzo de un fenómeno genuino. El punto donde el nu metal casi se traga al mundo entero. Y todo comenzó en Des Moines, Iowa, en el medio de la nada. La frustración y la alienación capturadas por Slipknot en su álbum debut tocaron una fibra sensible entre los fanáticos del metal hambrientos de la próxima indignación sónica extrema. Y la indignación fue exactamente lo que obtuvieron. A partir de ahí millones de fanáticos no dejaron de escuchar la banda día tras día hasta la actualidad.

Bullet For My Valentine – The Poison (2005)

De adelante hacia atrás, el LP debut de Bullet For My Valentine es una inyección de melodía, pesadez y destreza directo al cráneo. Todo aquí es oro.

Director del grupo editorial El Cuartel del Metal. A los 16 años fundé El Cuartel del Metal y desde entonces no he parado de descubrir nuevas cosas que me apasionen. Programador por pasión y licenciado por obligación. Practico artes marciales mixtas. ¿El mejor concierto de mi vida? Napalm Death en el 2016.

Advertisement
Advertisement
Advertisement
[wp-story id="38895"]
X