Ghost en Chile: Eterno resplandor de un Papa con infinitos recuerdos
Connect with us

Crónicas

Ghost en Chile: Eterno resplandor de un Papa con infinitos recuerdos



Ghost dio un épico espectáculo en Chile ante más de 15,000 fans en el Movistar Arena. Con Pentagram de teloneros, la banda mezcló clásicos con nuevas canciones, destacando "RITUAL". Un regreso triunfal tras 7 años.


Published

on

Ghost en Chile. Foto: Antonia Bisso

Sí, está como un poco pasada por el tiempo, se sabe. Pero había que bajar las revoluciones para poder escribir de semejante show como el que se vivió con Ghost en Chile. Más de 15 mil personas repletando el Movistar Arena fueron testigos de un espectáculo redondo que tuvo más de una particularidad. Sin más preámbulos, vamos a lo que vinimos.

Un espectáculo que, para muchos en el recinto, era el primero de sus vidas. Ni siquiera solo hablando de la banda en cuestión, y eso es, aunque les duela a muchos, de lo más destacable. Gente a las afueras del Arena desde las 4 de la mañana, otros desde más tarde, pero todos con una ansiedad indescriptible. La espera parece interminable, hasta que se abren las puertas. Ahí, entre música de Beastie Boys, The Clash, Baroness y At The Gates, el estadio techado se llenó casi completamente para recibir a Pentagram, históricos del metal chileno que, a pesar de ser totalmente contrarios a la música de Ghost, muchos engancharon en el público. ‘La Fiura’ y, por supuesto, ‘Demoniac Possession’, se dieron cita para un acto de apertura que fue muy bien recibido y posiblemente, Anton y sus secuaces se fueron con más de un nuevo fan para la casa.

Ghost, consagrándose entre las estrellas

Ghost en Chile.Foto: Antonia Bisso

Ghost en Chile.
Foto: Antonia Bisso

Con el éxito de este concierto, cuesta creer que muchos, hace casi exactos 10 años en el Estadio Nacional, les tiraron hasta fruta a Tobias Forge. Otros, se pusieron a cantar ‘Paramar’ de Los Prisioneros encima de ‘Ritual’. Para algunos solo fue el ‘uf, qué lata’ antes de Slayer y Iron Maiden durante esa tremenda jornada de octubre de 2013, en una semana inolvidable para el Rock hacia este lado del mundo.

Pero bueno, así funciona el mundo. Quizás fue culpa de Tik Tok, quizás de Instagram. Y así mismo, como al mismo Forge nadie le creía que iba a revolucionar el Metal con su proyecto, aquí está, reventando arenas alrededor del mundo. El Imperatour por fin venía a Chile, tras largos siete años desde su última vez por estas tierras, en un extrañísimo cartel de Lollapalooza.

Y así, pasaditas las 21 horas, el telón baja con  el final de ‘Imperium’ y ‘Kaisarion’ siendo el primer cañonazo, literal, de la noche. Un sonido perfecto, que no necesitó de más arreglos conforme iban pasando los cortes. ‘Rats’ y ‘From The Pinnacle to The Pit’ le siguieron. Lo más bonito de todo esto, es que posiblemente el 80% del público se sabía todas las canciones, que es otra cosa muy positiva del show; por más infinitas razones que conozcan a la banda, son fanáticos en serio de todo lo que hacen.

Good friendly violent fun, dirían por ahí…

Sí, como Exodus nos enseñó hace muchos años en un tremendo álbum en vivo, por más violento que sea el Metal, siempre hay que pasarlo bien. Es así como después de la bailable ‘Spillways’, el concierto se detiene por algunos minutos para que la gente retroceda tres pasos hacia atrás. Algunos se burlaron en redes sociales de esto, pero la verdad, tiene todo el sentido del mundo: la gente va a disfrutar, no a morir aplastados o a fracturarse las costillas contra la barricada. El Metal es fraternidad siempre, no aguanten que alguien los pase a llevar en algún concierto, ni en ninguna otra instancia. Luego de la pausa, comienza ‘Cirice’, con una potencia y emoción inigualable. Uno de los tracks más oscuros de esta ‘nueva era’ de Ghost funciona a la perfección con su letra que puede marcar en varios ámbitos.

Y aquí, la que era ‘Paramar’, ahora fue, sin ninguna duda, ‘RITUAL’, con todas sus letras. Una pequeña victoria para los sobrevivientes del 2 de octubre del 2013, poder escuchar esta canción como corresponde. Es entretenido también cómo la banda es capaz de mezclar sus clásicos con los cortes más nuevos, como por ejemplo, ‘Call Me Little Sunshine’ y luego la diabólica ‘Con Clavi Con Dio’. ¿Cuántos papás acompañantes que no conocían a Ghost tienen que haber quedado con los ojos más que abiertos con el ‘Lucifer! We are here!’ del primer verso? No importa, a fin de cuentas, la música es una sola.

BELIAL, BEHEMOTH, GHOST

Sí, había que ponerle subtítulo a ‘Year Zero’. Un poema a Satanás en ritmo de onda disco se celebra como corresponde, con fuego y toda la gente en el Movistar Arena rompiendo sus gargantas. Como siempre debería ser. ‘He Is’ dio paso a la calma antes de la tormenta que vino con Papa Nihil resucitando para el solo de saxofón de ‘Miasma’. Pequeños detalles como eso, la subordinación de los Nameless Ghouls, la entrega de Emeritus en cada canción, logran una conexión envidiable a nivel de performance.  Y ahora, el súper hit: ‘Mary on a Cross’. La que se hizo viral en rrss, llega en un momento que todos explotaron más que el mismo stage. Y es totalmente necesario este revival del público también, que parece no agotarse jamás cuando se trata de Ghost.

‘Mummy Dust’, con una lluvia de papel picado y dólares que valían $666, desató la euforia de todos los presentes, para luego emocionar a muchos con el cierre de »Impera», ‘Respite on The Spitalfields’. Pero no se podía acabar así, tenía que haber algo más. Y tras unos momentos, Papa Emeritus vuelve al escenario, con su labia incansable, para agradecer al respetable. Además de agradecer a Pentagram (la mejor banda de Chile, según él y nadie más), recordó cada paso por el país que ha tenido el grupo. Estos son; Lollapalooza 2016, Teatro Caupolicán 2014, y el ya mencionado episodio del 2013 en el Estadio Nacional. Obviamente, también prometió volver porque bueno, en sus palabras, ‘we f*cking rock’. Así comenzó el encore, con la memoria de alguien que de verdad, quedó marcado con el público chileno.

‘Kiss The Go-Goat’, ‘Dance Macabre’ y ‘Square Hammer’ conformaron un cierre perfecto para un concierto que marca un antes y un después para Ghost en el país. Pasar, en casi 10 años, de ser el hazmerreír de miles por ser ‘un poroto en paila marina’ en la gira del Maiden England, a repletar un Arena que tuvo que incluso, dejar el escenario más atrás para que entrara más gente, es digno de analizar y recordar por un largo tiempo. Los fans nuevos, se fueron contentos. Los más antiguos, satisfechos. Por fin, Ghost está teniendo el trato que merece y el lugar que le corresponde al entrar en esa camada de bandas que lleva el Metal a un espectro más amplio. Quizás, aplicando música no tan dentro del mismo metal ele eme ele que estamos acostumbrados, pero manteniendo vivo a un estilo que por mucho tiempo, parecía estancado.

Más allá de cualquier adjetivo que se le pueda entregar a la banda, se debe agradecer su trabajo y puesta en escena.  Se nota que todo vale la pena cuando se ven ojos brillando de felicidad al prenderse nuevamente las luces. Aplausos para Forge por no decaer, por lograr algo impensado y por estar cosechando lo que sembró hace 17 años y lo llamaron loco. Ahora, todo el mundo sabe que tenía razón.

Samuel Víctor Acevedo

Fotos: Antonia Bisso Cárdenas

Galería de fotos: Ghost en Chile 2023

Locutor, adicto al fútbol y al Heavy Metal. Tiene el récord de más mosh sobrevividos mientras cubre conciertos para su querida página, Cuartel del Metal. Ha visto más veces a Chayanne que a Black Sabbath.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply