Reseña - Sylvaine - «Eg Er Framand» (2024)
Connect with us

CD Review

Reseña – Sylvaine – «Eg Er Framand» (2024)



Eg Er Framand, el último extended play de Sylvaine, es una experiencia inusual. Con solo seis canciones, la mística y la melancolía te trasladan a un paisaje fantástico y nórdico, gracias a su música ambient. Eso si, solo puede ser correctamente consumido si tienes la mente abierta.


  • >
  • >

Published

on

No sé si a ustedes les pasa, pero de vez en cuando me levanto con la idea de escuchar algo nuevo, salir un poco de las mismas bandas y navegar en el amplio universo de la música. Así es como he llegado a oír a miles de artistas, de distintas épocas, estilos y naciones, incluso a muchas que de rock no tienen nada. Con esa propuesta en mente, revisé el catálogo de álbumes publicados en este año en busca de algo diferente. Así fue como llegué a Sylvaine, que Internet lo promociona como un proyecto solista de una artista multiinstrumentista de blackgaze llamada Kathrine Shepard. Le di una oportunidad a su último EP titulado Eg Er Framand y debo reconocer que me llevé una sorpresa de aquellas.

La premisa es la siguiente: veintiocho minutos divididos en seis canciones, donde la artista rinde tributo al folclore noruego con ritmos etéreos y letras cantadas en su idioma materna, el noruego. El álbum inicia con «Dagsens Auga Sloknar Ut», una canción en donde la progresión de notas de un teclado le da un respaldo a la íntima voz de Shepard. Una vez que aparecen los sonidos de cuerdas, te transporta a otro lado. La sentí como una oda a los guerreros caídos, como la banda sonora de una tropa de valkirias cuando baja de los cielos para llevar a los fallecidos al Valhalla. «Arvestykker» es una canción coral, en que las voces entonadas en distintas notas transmiten regocijo, una clase de introspección. «Eg Veit I Himmelrik Ei Borg» posee un ambiente musical serio, profundo y tétrico, que emite un lenguaje desconocido.

«Livets Dans» es una combinación de las dos pistas anteriores, pues la música es calmada y las voces presentan un interesante juego coral. «Tussmørke» inicia con la melodía con la cual termina la primera canción, un movimiento que es propio de las composiciones de las bandas sonoras, en el sentido de tomar un mismo pasaje musical y darle otro tratamiento. El álbum culmina con «Eg Er Framand», un solo vocal con una increíble sutileza.

Cuando vi blackgaze en la descripción que leí de Sylvaine, pensé que iba a escuchar blast beats o voces guturales acompañado de música ambient, pero no hay nada de eso. En cambio, encontré un trabajo muy diferente, fraternal, plagado de melancolía y sonidos etéreos. Las letras en noruego le dan una mística inusual a una música que, si bien no es extravagante, está bien compuesta. Cada tonalidad vocal y melodía presente en este extended play transmite o genera emociones y sensaciones diferentes. Si te introduces en la música, te darás cuenta que tiene la capacidad de trasladarte a un paisaje fantástico, nórdico, algo que cumple la portada; de hecho parece Galadriel de El Señor de los Anillos. No obstante, es un disco que debes estar con la mente absolutamente abierta para que puedas absorber la música como corresponde. Por eso, no está dirigido para el consumo popular, menos para el metalero tradicionalista o el roquero fiestero. Pero aún así sugiero darle una oportunidad, al menos para botar el estrés de las grandes ciudades.

Colaborador de El Cuartel del Metal desde Chile. Responsable de reseñas de discos.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply