Reseña - Fleetwood Mac - «Fleetwood Mac» (1968)
Connect with us

CD Review

Reseña – Fleetwood Mac – «Fleetwood Mac» (1968)



El álbum debut de Fleetwood Mac logró ser influyente para decenas de artistas británicos que le siguieron. Sumado plenamente en el blues rock y blues, presenta versiones de otros artistas y composiciones propias de Peter Green y Jeremy Spencer.


  • >
  • >

Published

on

Años atrás cuando su servidor tenía Facebook (era la moda del momento), uno de estos clásicos trolls se mofaba en un comentario de que Judas Priest había sido influido por Fleetwood Mac por la versión de «The Green Manalishi», diciendo que Fleetwood era pop de mierda y, por consiguiente, que Judas hacía covers de mierda. Tan solo me reí de su ignorancia. Se notaba que el tipo detrás de un nombre random no tenía idea de que no solo insultaba a los Metal Gods sino también a una de las bandas más influyentes para el hard rock y el heavy metal. La historia de Fleetwood Mac es sumamente curiosa, porque tuvo un enorme cambio radical en su estilo en menos de diez años, pero la gracia (aquí envídienles) es que nunca perdió su calidad compositiva, independiente de que pasó del blues al soft rock y pop rock. Lo que no sabía este troll, supondré que hablaba de la ignorancia del no saber en vez de la ignorancia como sinónimo de estupidez, es que Fleetwood Mac, con su guitarrista fundador Peter Green a la cabeza (antes de la llegada de Nicks y Buckingham) fue un estándar para el blues británico. Porque el hombre no solo vive de metal, hoy revisaré uno de los álbumes más importantes del blues británico que percutió en la vida de muchos artistas locales de la época, el debut homónimo de Fleetwood Mac o también llamado Peter Green’s Fleetwood Mac de 1968.

El álbum de doce canciones parte con «My Heart Beat Like a Hammer» de Jeremy Spencer (el segundo cantante tras Green), partiendo a modo de ensayo. Aunque posee un clásico tono de blues, nótese como se percibirá su sonido en posteriores bandas del género. «Merry Go Round» posee un ritmo lento, a la vieja costumbre del blues estadounidense. La fluidez de Green en la guitarra es delicada y fina, no me extraña que sea nombrado la imagen a seguir de innumerables guitarristas. «Long Grey Mare» es en donde Green asume el control de casi todo, porque no solo interpreta la guitarra y la canta, sino que también toca la armónica. Un corte más rápido, cuyo riff de guitarra grita para ser actualizada en un hard rock. «Hellhound On My Trail» es una versión de Robert Johnson interpretada únicamente por un piano que relaja en demasía las cosas. Tras ello, le sigue otra adaptación, «Shake Your Moneymaker» de Elmore James, inevitable no mover el pie al ritmo de un rápido blues rock. «Looking for Somebody» es otra pista sencilla de blues, pero con trazos de soul también.

«No Place to Go», cover de Howlin’ Wolf, presenta un ritmo repetitivo que no hostiga y una grata armónica por parte de Green. «My Baby’s Good to Me» es otra composición de Green que agrada, que si bien no cambió el mundo, es sencillamente bien interpretada con naturalidad. Ritmos latinos llega de la mano de «I Loved Another Woman», una especie de plano a seguir para el posterior «Black Magic Woman». Este tipo de creaciones de Green son de mis favoritas porque son composiciones con un ambiente único. Tanto «Cold Black Night» como «The World Keep On Tunning» son claros ejemplos de la versatilidad del blues tradicionalista. El álbum termina con la última versión, en este caso «Got to Move» (popularmente conocida por la interpretación de Elmore James), que es otro blues rock bien ejecutado.

El álbum debut de Fleetwood Mac posee un estilo concreto entre blues rock y blues, basadas en versiones de otros artistas y composiciones propias de Green y Spencer. Sus grabaciones son orgánicas y se siente ese cariño natural sin tanta postproducción en las cintas. Hay un dinamismo entre el sonido impuesto y el propuesto, una excelente interpretación instrumental y vocal, y una armonía en las composiciones. Aunque los oídos de hoy tal vez no estén preparados para consumirlo, es un álbum que ha envejecido bien, no por nada es considerado uno de los principales registros del blues británico y uno de los mejores álbumes debut de la historia. Adicional a ello, le permitió a Green posicionarse como un guitarrista competente e influyente. Cuando agrupaciones como Judas Priest mencionan que fueron influidos por Fleetwood Mac, es a este Fleetwood Mac al que se refieren señor troll.

Colaborador de El Cuartel del Metal desde Chile. Responsable de reseñas de discos.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply