Reseña: Blue Öyster Cult - «Ghost Stories» (2024)
Connect with us

CD Review

Reseña: Blue Öyster Cult – «Ghost Stories» (2024)



Luego de cuatro años de silencio discográfico, Blue Öyster Cult optó por publicar un álbum con descartes retrabajados de su etapa entre 1978 y 1983. Ghost Stories es más bien un álbum de estudio/compilado, que agradará a sus fervientes seguidores, y me incluyo.


  • >
  • >

Published

on

Dentro del enorme catálogo de artistas que son parte de mi biblioteca auditiva, hay un puñado que por alguna razón la gente no los conoce como deberían y por eso siempre me pregunto, ¿cómo no llegaron a ser grandes si son geniales? Una que cae dentro de esta cuestión es Blue Öyster Cult, grupo estadounidense que no alcanzó la cima como otras, pero, al menos, para los eruditos del rock, fueron elevados a un sitio quizás aún mejor: Banda de culto. Es conocida por un par de éxitos como «Burnin’ for You», «Godzilla» o «(Don’t Fear) The Reaper», pero en general, es poca la gente que la conoce por su extensa carrera. Ligada al hard rock, heavy metal tradicional y con algo de rock psicodélico y progresivo entre medio, su gran contribución es ser una de las más influyentes del occult rock, un subgénero rebuscado que tiene como principal protagonista a Coven. En fin, su carrera discográfica estuvo vigente de manera ininterrumpida hasta 2001 y, desde ahí, parecía que solo viviría de sus años de gloria, hasta que en 2020 nos sorprendió con The Symbol Remains. Para su nueva producción, la banda retomó pistas que fueron descartes de sus clásicos discos editados entre 1978 y 1983, las cuales retrabajaron, e incluyeron otras grabaciones más. Su correcto título de Ghost Stories, nos vuelve a presentar al grupo liderado por Buck Dharma y Eric Bloom cincuenta y dos años después de su debut.

El álbum parte con la roquera y sencilla «Late Night Street Fight», un corte clásico que a los seguidores de BÖC los complacerá en demasía; al menos a mí me fascinó. Otra pista con la firma de la banda es la atrevida «Cherry», un tanto más rápida y con sonidos mezclados de pop y rock and roll que deja en evidencia de que es setentera por donde se le oiga. El estilo oscuro, cálido, melódico y delicado de «So Supernatural» la convierte en la guinda de la torta, o sea, su sonido y su estribillo pegadizo te atrapa al instante. Si la hubieran incluido en su época, pintaba para clásico, pero ahora, es la joya del álbum. La banda adapta uno de los clásicos de The Animals, «We Gotta Get Out of This Place», de manera positiva. Aunque le da su sello, reconozco que no es sobresaliente. «Soul Jive» posee un riff de blues rock y un ambiente funky que denota un cierto atractivo; un tema que podría haber aparecido entre sus primeros discos. «Gun» acelera alegremente las cosas, porque es un hard rock de la vieja usanza.

«Shot in the Dark» abre como un blues de los cuarenta o cincuenta y con la dupla piano-voz como protagonista, para luego seguir la ruta del culto. Apostaría que esta se escribió para Fire of Unknown Origin (por Dios del rock, como adoro ese disco) pues tiene ese exquisito sonido. «The Only Thing» es un viaje delicado para los seguidores de BÖC, aunque está recomendadísimo para quienes estén dispuestos a abrir sus oídos a una preciosa balada. «Kick Out the Jams», una versión de MC5, es un proto-punk que no necesita presentación. Una buena adaptación. Cabe señalar que tanto esta como el cover de The Animals aparecían de manera frecuente en sus conciertos a finales de los setenta, de hecho, ambas figuran en el vivo Some Enchanted Evening de 1978. «Money Machine» es una pista de blues rock/hard rock sencilla, para nada exhorbitante. «Don’t Come Running to Me» es un hard rock muy de la corriente del adult oriented rock estadounidense de finales de los setenta, con agudos tonos vocales y un estribillo pop. El álbum termina con otra versión, en este caso, «If I Fell» de The Beatles, interpretado en un ritmo acústico acompañado por una percusión caribeña. Una pista que podría haberse omitido, porque desentona harto con el resto del material.

Ghost Stories es una producción que funciona más como un compilado que un álbum con material nuevo, independiente si es la primera vez que el público escucha estas canciones. Eso sí, nunca está de más que las bandas recuperen pistas de su etapa clásica y las actualicen conservando su concepción, así que bienvenido sea. Por ese motivo, su sonido se siente familiar y si eres seguidor del rock de los setenta te va a enganchar. Si bien no es un álbum que se espera de una banda después de cuatro años de silencio discográfico, con respecto a esto del material no nuevo pero si desconocido, es un buen trabajo; tiene sus momentos. Una producción que sorprenderá a sus seguidores más fervientes (y me incluyo) en vez del oyente promedio. Pero a quienes estén interesados en oír un buen rock de la vieja escuela, Ghost Stories está recomendado al ciento por ciento.

Colaborador de El Cuartel del Metal desde Chile. Responsable de reseñas de discos.

Advertisement
Click to comment

You must be logged in to post a comment Login

Leave a Reply